Consejos y avisos

24/6/22

El Carroleiro y los afiladores

 


Anuncio del 65, año de apertura del negocio que como veis ocupaba el local conocido de San Miguel, y otro que pocos recuerdan en Cardenal Quiroga.

El Carroleiro toda una historia

     Está la hostelería luchando por salir de un tremendo bache en el que la pandemia la ha metido. La verdad es que es un sector acostumbrado a sufrir y que solo conoce una forma de seguir adelante, y esa no es otra que "seguir trabajando".

    Algo que suele pasar desapercibido, es que este tipo de negocio con frecuencia familiar, tiene en ocasiones una longevidad extraordinaria: también es cierto que a pesar del cambio de propietarios, en muchas ocasiones el nombre del negocio se mantiene para aprovechar el tirón que la fama anterior proporciona.

 Este ha sido el caso del mítico Carroleiro que desde el 65, sobrevivió mil batallas hasta que sucumbió creo que en 2017 (que me corrijan los entendidos, si no recuerdo mal, tuvo un lapsus de uno o dos años en los últimos tiempos, en los que acogió una tapería llamada O Catorce, recuperó el nombre y en ese año 2017 aprox. paso a llamarse Asador de Roa, negocio que cambiaba de ubicación por lo que ya gozaba de prestigio propio). Lo que no puedo decir, es que ha ocurrido con los dibujos de Virxilio y obras de Arturo Baltar que lucían en la inauguración aquel 10 de octubre del 65. Un año de trabajo supuso para los artistas (con la dirección de Manolo Conde) integrar su arte entre las mesas y fogones del local. Lo que me hubiera gustado es haber estado ese año aunque fuera de pinche. Conociendo a Manolo Santamaría con su gusto por la cocina de producto excepcional, y el buen diente de los artistas, casi me atrevería a afirmar que alguna jornada de trabajo fue interminable y seguramente a las horas de la comida se dejaran caer otros de los artistiñas: Vidal Souto, Quesada y Carlos Viejo eran también muy amigos....

Manolo después de ese rodaje en sociedad abrió el Mesón das Caracochas en Bedoya y desde allí siguió acogiendo a los artistiñas, y algo novedoso, convirtió l restaurante en sala de exposiciones en el 71 exposición de Carlos González Villar y su esposa Marisa Rosa Caporale en el 72 fueron dos artistas que comenzaban en el mundo del arte, una andadura que aún persiste,  Maite y el original Jerónimo de Vicente este casualmente presentaba su cuadro As ruinas das Caracochas.

Recupero hoy este histórico negocio, porque cayó en mis manos un interesante artículo que a finales de los sesenta se publicó en la revista "Chan", bajo la firma de: José Fernández Ferreiro.  Donde se cita este local como "excusa" para hablar de un personaje con historia.

    Los estudiosos del gallego saben que Carrola es una de las maneras de denominar al fruto del nogal en nuestra tierra. Con lo cual el Carroleiro seria el lugar donde abundan los nogales. Pero también el apodo de un personaje con muchas historias, dedicado al Ourensano oficio de Afilador y paragüero

Salón principal, donde estaba instalado un horno de leña, al fondo se ve el que supongo una de las obras de Virxilio y en la columna una obra de Baltar

  Y a pesar de que Fernández Ferreiro, no cree que el bautizo de este restaurante, fuera por nuestro afilador, yo conociendo al amigo Manolo Outeiriño "Santamaría" uno de los primeros propietarios del local, no lo descarté. Fue así como encuentro en prensa que al menos se acordaron del Mesón del Carroleiro que en Castadon (en los 40), había abierto Ramón el hermano de nuestro personaje.

   Carroleiro o José el de Rubiacós (nacido en Santa Cruz de Rubiacós), fue uno de los más famosos afiladores de nuestro Ourense, que empujando su "parafusa" (rueda), recorrió medio mundo, a su lado en ocasiones casi una docena de "mutilos" (aprendices), que sabiendo que no era vida fácil, no dudaban en coger camino.. Quedarse era menos fácil aun.

Salón de la planta superior,  la fotografía de la pared me atrevería a decir que es obra de Foplas

      Uno de esos mutilos, era un gallego que con el tiempo llego a ser uno de los más importantes hombres del cine a nivel nacional, Cesáreo González (Suevia films), quien tenía familia en Espartedo, Nogueira de Ramuin y de ahí su relación con Carroleiro.  Cuentan que José era un bohemio, que se escudaba en su trabajo para andar a la aventura; se hablaba de que su prole era larga pero solía llevarse con él a los mayores y aunque no es que se preocupara mucho de ahorros, al regreso de sus viajes traía lo suficiente para que la familia subsistiera hasta el siguiente, y él, poder descansar de sus viajes en fondas y tabernas.... Sus pupilos coincidían en afirmar que si en algún momento se pasaba hambre el ultimo en comer era él, los mutilos siempre primero.


   En alguna ocasión los franceses intentaron disputar a nuestra tierra el honor de ser cuna de los primeros afiladores, pero no existe ninguna duda, en el Hermitage conservan una de las obras del pintor Antonio Puga (Orense 1602-1648), siglo XVII que representa un Afilador, y si me permitís divagar, otras dos obras de ese autor podrían tener relación con el oficio. Aquí os las dejo, El Afilador y quien podría ser el personaje y otro cuadro de un mutilo.......


22/6/22

De nuevo el Castillo del Santo Angel

 

Año de 1926.

   Me limitare a mostraros la fotografía que me he atrevido a colorear, de este complejo arquitectónico singular del barrio del Couto, porque lo mismo que pasan meses sin que encuentre una sola foto del barrio, que de repente, como es esta temporada llueven sin parar. (aun falta al menos otra ....).

 En esta ocasión me atrevo a decir que ese tejado que aparece en primer plano era de la fundición.

     Con esta fotografía os dejo por Fiestas de la ciudad....

     Disfrutad todo lo que podáis de la actividad festiva o por lo menos intentad relajar la mente, que buena falta nos hace, con todo lo que llevamos pasado. 

  El 27 estaré de vuelta pero sera por pocos días, en Julio y Agosto ya sabéis por otros años que me cojo vacaciones en el blog. Podréis ver una entrega diaria en el Diario La Región. 
 

21/6/22

Un matrimonio ingles de paso por la ciudad y Doña Concepción Arenal

  En frecuentes ocasiones el interés por estas viejas imágenes, se debe a lo que ya no esta. 

   En esta ocasión el elemento principal no esta en esa ubicación, (jardines Obispo Cesáreo, de aquellas jardinillos de Concepción Arenal) pero sabemos que se puede visitar dentro de la ciudad, sin embargo lo que se supone secundario, como es el pedestal que soporta la imagen, con el tiempo ha ido ganado protagonismo  y muchos somos los que querríamos que cualquier día en los archivos municipales aparezcan planos y detalles de como fue su diseño y ejecución. (no dudo que tiene que haber esa información y mas). Esta estatua "nació" en un momento complicadisimo en lo económico y al igual que el actual, en el que los egos predominaban sobre el bien común. Desde 1892 año en que se propuso su construcción, que la propia homenajeada declaro no desear, hasta el 1898 en que se inauguro en el emplazamiento que vemos en la imagen fueron muchas las discusiones y enfrentamientos que se vivieron en la ciudad.

Tenéis a vuestra disposición en este enlace un excepcional trabajo de Mercedes Gallego que lo explica perfectamente:

 Mercedes Gallego Esperanza

   El caso fue que en 1968, cuando se supone que el asunto estaba solucionado y doña Concha vigilaba desde su pedestal los juegos de muchos infantes entre los que me encontraba yo.  Alguien decidió que estaría mejor al lado del palacio de justicia "a más de dar un lugar destacado se conseguirá una ubicación acorde con tan ilustre y genial escritora dado el carácter de su obra en pro de la caridad hacia el penado”. No voy a opinar sobre el tema, entre otras cosas porque como norma, no veo procedente, salvo muy importante justificación, el baile de estos elementos urbanos, (lo mismo que no me gustan los cambios de nombre de calles etc...).  Como resumen a esas actuaciones el resultado fue que el pedestal que había diseñado Parada Justel, de estilizada factura y realizado con detalles como las piezas de mármol, que acogían las placas que aun hoy tiene la estatua, desapareció; según cuentan, se rompió para evitar retornos. Pero vayamos a la foto que es lo que hoy me ocupa. no sea que alguien recuerde que el juzgado ahora no esta al lado de doña Concepción, y la liemos....

  La fotografía la encontró el amigo Javier Torres leyendo una original obra, que en sus búsquedas por la red le llamó la atención: Spain revisited a summer holiday in Galicia. Hartley, Catherine Gasquoine. Editada en 1911 ,aunque si teneis interes en 1999 se ha hecho una edición en Gallego "Un veran en Galicia" Editorial Galaxia colección Galicia no espello

    Según la autora las fotografías no son obra suya y aunque nos da el dato de que Jose Gil obtuvo algunas de ellas y nos cita también otros profesionales de Pontevedra y Santiago, olvida citar a quien hizo estas que os muestro, las cuales me atrevo a especular con la idea de que sean obra de Jose Pacheco, por similitud con otras suyas, (y como me apunta Javier, la presencia de un chiquillo que esta en otra foto de Pacheco). Lo que la autora tampoco cita, es que la fecha en que se obtuvo y difícilmente  pueda datarse en el año en que se publica la obra: 1911. Esta fotografía sin duda es de los momentos previos a la inauguración de la estatua con lo cual estaríamos entre finales de 1897 y el año 1898 en que se inauguró.

 El  libro cada uno dira si le gusta o no, yo por ahora he leido los textos referidos a Ourns y  no creaia que me apasiona. En el capitulo XIV (pag 237-254), tiene unos artículos con  titulo tan llamativo como: Orense- Un paseo del terror - El salvaje Sil , y otros que  quizás os puedan interesar también:  El final de nuestra aventura - La vida en una casa de payés gallego- La fiesta de San Esteban.-Los manantiales de Las Burgas - Llegada a Los Peares.

   La autora cuenta sus impresiones pero por momentos dibuja unas estampas que aunque es posible que tengan algo de veraz, no dan idea real de aquel Ourense, me refiero por ejemplo a la descripción en concreto que hace de nuestras Burgas. 

 

......./.....las mujeres lavaban la ropa. Pero en las cercanías de los otros dos manantiales, en un tanque se desollaban y escaldaban aves, mientras que en otro se cocinaba carne en el agua hirviendo. Hay carnicerías cerca, y por todas partes había cadáveres, que las mujeres estaban desollando y limpiando, todos los olores y colores de los desechos de un matadero. Y toda esta mezcla maloliente era un enjambre; la gente estaba en continuo movimiento, las mujeres metidas hasta los tobillos en el agua ensangrentada, voces ásperas que lloraban, el chapoteo de los vasos vacíos...../../.......



 

20/6/22

Errare humanum est

 

   Hace tiempo que guardaba esta fotografía del álbum familiar, por si algún día me atrevo a escribir un trabajo sobre los centros escolares ourensanos. (cada vez mas complicado....). 
   En ella solo identificaba al caballero de bigote que esta a la derecha de la foto (casi debajo del palco) y la dama que esta casi delante de el, contraje oscuro y camisa blanca, son mis bisabuelos Syra Gonzalez y Delfín Sanchez. En el centro de la imagen también se identifica a don Pio Ramon Ojea, de sobras conocido (padre de Ben Cho Shey...). 
    El caso es que yo sin motivo real, me había hecho a la idea de que la foto mostraría la celebración de la obtención del titulo de maestros de esa promoción, circa 1902.  Y ahora gracias a la  investigación de mi amiga Rosa Cid Galante, sabemos que no fue así, y lo mejor de todo es que conocemos el nombre de la casi totalidad de los personajes incluso cual era el motivo de la reunión de maestros.
  
La fotografía aunque con retraso y otras vicisitudes que cuenta el Boletín del Magisterio de 15 de septiembre de 1911 se publicó en el periódico de esa fecha, y ademas de informarnos de que se trataba de ilustrar la Asamblea de la liga Nacional de Maestros rurales que se celebró en nuestra ciudad el 21 de agosto de ese año. Nos facilita el nombre o en su caso el lugar donde ejercía el Magisterio cada uno de los retratados, toda una joya en cuanto a información, difícil de ver. 
   Quizás el hecho de que el Boletín del Magisterio fuera obra de Don Pio Ramón Ojea, ayuden a entender porque se nos facilita tanta información 

   Si hacéis clic en las fotografías podréis leer todos los nombres y otros datos como el nombre de la empresa de fotografía que se encargo de obtener la imagen...  Dara y Cia.  a quienes no tengo ubicados...
  (se aceptan datos si los tenéis.....)


17/6/22

Oficios de mujer

A Pataqueira do Rianxo Foto Archivo Isaac Pereira

Oficios de mujer

No me gusta generalizar, pero en este caso no me puedo resistir. Con vuestro permiso, diré: “La mujer es más fuerte que el hombre”. Y no me refiero a fuerza física, que en muchos casos también....

Hace “pocos” años, cuando yo cursaba la E.G.B. muchas cosas eran diferentes.  Recuerdo una señora que al fondo de la barronca del rianxo tenía un pequeño puesto, en el que vendía patatas y con el tiempo amplió a la venta de huevos, creo que se llamaba Engracia, su edad  no pudo asegurarlo porque mi punto de vista en aquellos años era muy diferente, pero me confirma mi madre que le faltaría poco para los 80, de aquellas (principios de los años 70) eran muchas las personas del campo que no tenían mas remedio que seguir trabajando, eso de cotizar para la jubilación empezaba a estilarse pero....

   La mayoría de la clientela iba provista de su bolsa de esparto, y con la romana que ya casi no tenia marcas Engracia le despachaba sus 5 o 6 kg de patatas, pero en muchos casos los clientes preferían un saco (lo normal eran 25 o 30 kg) de aquellas no todo el mundo tenía coche, y las empresas de entrega a domicilio no existían, con lo cual en más de una ocasión me encontré con la buena de Engracia llevando uno de aquellos sacos en su cabeza....

 Por fortuna no todos los trabajos eran tan duros, y había el de castañera, (hoy ya no distingue entre sexos), en el que empujar el carrito era la peor parte, ya que al improvisado horno había que sumarle el peso de las castañas y el carbón, pero yo recuerdo que era frecuente ver a la castañera acompañada de algún “propio” a la hora de instalarse, el resto del día ya era mas cómodo, e incluso de agradecer, porque como sabéis es una “empresa” de invierno, y estar en la calle con esa estufa al lado tiene hasta “su encanto”

A Castañeira. Foto archivo Isaac Pereira y A Rianxeira

Os hable de Engracia y su puesto en el rianxo, pero en aquella zona había muchas más “empresarias”, (la mayoría) no tenían puesto; a diario venían del pueblo, las del entorno de la ciudad, Seixalvo, Reza etc.,  con su carrito (recuerdo aun no hace mucho una señora de Reza que llevaba a la plaza su excedente, todo un lujo, producto ecológico y de confianza, así era que yo la veía al regreso y jamás trajo mercancía de vuelta) y las de un poco más lejos en la línea, aunque eso ya suponía más gasto...

El oficio que más se recuerda era el de lechera, chicas jóvenes en su mayoría,; de alguna manera se las podía considerar emprendedoras; las había de todo tipo, desde las que en casa tenían vacas y vendían el ordeño diario, (cuando no llegaba se le compraba a otras vecinas para completar), y las que de manera regular compraban la leche a las vecinas y la vendían por su cuenta en la ciudad, incluso había ocasiones en que algún vecino que tenía 6 o 7 vacas (el rico del pueblo) pagaba a una chica para que se encargara del reparto... Desde luego no eran grandes negocios, pero muchas familias encontraban así una seguridad y las chicas en ocasiones a cuenta de las sisas, se daban algún capricho.... (El tema de las sisas y otros detalles los estoy recopilando para otra historia...)

Las lecheras al terminar el reparto debían lavar las cantaras y aunque muchas iban a la Burga cualquier fuente servía

  Aunque quedan muchos pendientes, (los principales: chica fija y demandaderas, modista, repartidora de pan, aguadora, ama de cría, etc.) termino hoy con las lavanderas. Aunque a algunos les pueda parecer extraño hubo un tiempo en que no había lavadoras en las casas, bueno ni fregonas, ni aspiradoras, incluso en muchas ni baño, ni siquiera luz....perdón por la broma. En algunas casas había pilón o un buen caldero que sacaba de un apuro, las coladas de verdad era más cómodo coger una tina y marcharse al lavadero cuando lo hubo, ya que con anterioridad, era fácil ver a mujeres en las orillas dl Miño o el Barbaña restregando la ropa, y después poniéndola a secar y clarear al sol.

El lavadero era público y frecuentemente se hacía necesario organizar turnos porque la afluencia era muy alta de ello se encargaba un operario municipal que también cobraba n las mesas del rianxo ; allí acudían desde las profesionales que a diario recogían la ropa d sus clientas y la devolvían lavada por un módico precio, hasta las amas de casa de economía ajustadas que tenían que hacer ellas mismas el trabajo, pasando por chicas de servir que les tocaba ropa; por el medio había gran cantidad d “industrias auxiliares”, desde la chica que recogía la ropa a domicilio y se la llevaba al lavadero a la “oficial” optimizando el tiempo, o las zurcidoras a quienes se les llevaba alguna pieza que había que remendar agilizando las cosas. 

Cuando buceas en estos temas, te das cuenta que aunque faltaban maquinas la gente rápidamente buscaba como agilizar trámites, lo más fácil era buscar un propio que se encargara.

Lo cierto es que le cogí gusto a ahondar en estos oficios y no descarto ampliar datos, si tenéis información, ya sabéis mi mail  ourensenotempo@hotmail.com