Consejos y avisos

26/4/19

Hotel Miño

Primeros tiempos 1913???

Desde luego no va a desbancar en la memoria de los ourensanos a nuestro rio, el que según nos contaron nuestros mayores dio origen a la ciudad, pero en la memoria colectiva aun permanece el recuerdo de otro Miño.
El Gran Hotel Miño.

     Cuentan que nació como una manera de diversificar sus negocios la empresa Perille, a su ferretería, ya se había sumado el invento y fabricación de los plumeros de rafia, y no eran pequeños los negocios que hacía con la comercialización de manteca de vaca. Fue un pionero del termalismo obteniendo licencia para la apertura de dos balnearios en Verin, transporte por carretera, negocios de hostelería y ¿por qué no? Un hotel de lujo.
Andrés Perille quería trasladar su ferretería del local original en Progreso (enfrente al Obispado, Foto Sanjurjo) a unas nuevas instalaciones del Paseo; a mediados de junio de 1909 solicita licencia de obra para edificar el solar que hacia esquina Paz Novoa con Luis Espada (eran los nombres en ese momento), como era de esperar todo fue muy rápido, don Andrés había hecho el encargo al mejor arquitecto del momento, Daniel Vázquez Gulias.
No me atrevo a opinar sobre cuál fue la duración de las obras, pero el trabajo de cantería y carpintería junto a los avances que se quisieron implementar en el edificio: agua corriente en las habitaciones, calefacción, (al poco de abrir se instalo el teléfono “nº21”) etc. me llevan a pensar en casi tres años de trabajos. También el hecho de encontrar muy escasas referencias al hotel hasta bien entrado el año 1913 me reafirman en mi idea.
  
Es sabido que durante años el hotel de referencia fue el Roma, quizás por ello el Miño tuvo que apostar por la calidad y sin duda lo consiguió. Desde el primer momento sus habitaciones fueron elegidas por lo más granado de nuestros visitantes: La Condesa de Pardo Bazán, Lerroux, el diputado Bugallal y un sinfín de conocidos personajes poblaban sus elegantes habitaciones; en aquellos comienzos del siglo XX uno de los servicios que prestaban los hoteles era el de dar cobertura a profesionales de la medicina que montaban sus consultas o permitir que empresarios de la moda mostraran sus selectos catálogos, por algún motivo que desconozco en la ciudad era más frecuente encontrar doctores en el Roma y comerciantes en el Miño; si me permitís especular quizás el que la cafetería del Roma fuera utilizada para tertulias, políticas principalmente, que atraían a la población masculina, hacían al Miño más atractivo para las damas que requerían una cierta discreción para sus compras, más que nada por conseguir el “efecto sorpresa”. Bueno fuera cual fuera la causa, el Miño era el elegido habitualmente para la presentación de catálogos de moda, y más concretamente las grandes creaciones de Paris sombreros, ropa interior, novias…. En ocasiones parece ser que eran las ourensanas quienes solicitaban a casas especializadas que se pasaran con motivo de algún enlace o fiesta señalada.

Pero no nos confundamos, lo que dio el espaldarazo como Gran Hotel  al Miño, fue la visita de la infanta Isabel en Julio del 14, durante esas casi 48 horas El Miño concentró la atención de toda la ciudadanía y según cuentan las crónicas el resultado fue de nota; servicio, habitaciones mobiliario y desde luego la cocina estuvieron sobradamente a la altura de las exigencias. (Como dato curioso de la preocupación por los detalles que mostró Perille, fue el que en las fotos que se conocen de la visita los escaparates de su ferretería estaban tapados, sartenes, potas y herramientas no encajaban con el glamour que se quería dar a la visita).

El Miño no era solo un hotel, no tardó en tener fama como restaurante, por ello fueron también muy habituales las celebraciones, bodas, homenajes, y demás actos sociales ocupaban aquel luminoso comedor. De la prensa de la época he recuperado diferentes menús que se servían, para que podáis opinar, este es el que se ofrecía para la cena de Nochebuena en 1914: Ostras frescas, crema de espárragos, “volauvent financier”, langosta vinagreta o tártara, bacalao provinciana, ensalada St. Germain, filete pescado Grille. Al postre pastelitos Chantilly, turrones y frutas surtidas; Quesos: Roquefort, Holanda, “Gruyer” y del país. El precio por comensal era de 5 pesetas y aunque la publicidad no lo recogía lo habitual era culminar la cena con “Champang Moet Chamdon”, café licores y habanos.
En el anecdotario de los primeros años del hotel figuran historias de todo tipo: desde el destrozo que un ratero hizo para abrir una puerta, hasta el suicidio de un ingeniero belga que se hospedaba junto a su familia. Entre las originales destaca la que cuentan de que cuando el autor de La Casa de la Troya, Pérez Lugín fue a pagar la cuenta se encontró con el siguiente texto:”Esta casa se considera muy honrada y sobradamente pagada, con haber albergado breves días al celebrado autor de “La casa de la Troya”…  las andanzas por la fachada de un “Hombre mosca” etc.
Lo más sabroso de la historia estaba en la cafetería: el Miño no puso de moda el catering, en eso ya había competencia, y no sé si su oferta de platos cocinados para llevar seria original; pero lo que si fue una gran innovación fue el servicio de Heladería a Domicilio, (verano a partir de la 4 de la tarde). Y ya puestos quizás alguno de los buenos restauradores que tenemos en la actualidad pueda recuperar las recetas de los sorbetes del Miño. “Crema de Vainilla, Mazarin de Coco y Naranjas Glace”.
     Anís escarchado (Viso), pasteles borrachos (La Trinidad), Mantecado (La Ibense), calamares (La Barra) y sorbetes del Miño…. Huummmmm

25/4/19

Comercios de los 40





Hoy finalizo este viaje a los 40 recordando algunos de los “míticos” negocios que tuvo Ourense, la inmensa mayoría desaparecidos, pero muchos de ellos aun en el recuerdo ciudadano. Dejo para otra ocasión (y para intentar recopilar datos que los que tengo son escasos) a personajes que me citáis en vuestros mails, Manjarin Magin y Tarugin, tres personajes de aquel tiempo, o como  Verdellon y el Pescadilla.
Como veis la imagen que preside es la de una empresa de las que apostaron fuerte por la ciudad, los Hermanos Mosquera, con su fábrica y el comercio Calzado en Lamas Carvajal, (donde unos crueles niños, hacíamos rabiar en exceso a una buena persona). De esa época son negocios generalmente olvidados como las Gestorías, hasta pasados los sesenta hacían furor, documentaciones , compra  ventas alquileres, cualquier trámite con la administración era complejo , y aunque no lo fuera, eran demasiados los que tenían problemas con la lectura y escritura, con lo cual se hicieron imprescindibles, una de las históricas fue Iglesias, que sigue al pie del cañón, la otra famosa en aquellos 40 para mi tiene gran importancia La Actividad, en ella comenzó mi padre en el mundo de la gestoría, (mi padrino para meterse con el cambiaba el nombre de La Actividad por el de la Rapidilla).
Pero vayamos a los comercios que predominaban en aquellos tiempos;  estos teniendo en cuenta el gusto por el buen vestir de los Ourensanos no podían ser otros que los del textil.

Pocos son los que resultaran extraños a los que pasamos de los 50; quizás  La  Ocasión (Paz 28), o la de las primas:  Mercería Fortes (avda. de Pontevedra 1), por haber sido sustituidas por otras de gran fama estén en el olvido, pero  si os nombro: Almacenes Duran (frente al Losada), La Casa de la novia (Santo  Domingo 26), El Primor (lamas Carvajal 9), La Casa de las Medias de Epifanio Manzano (Avda. Pontevedra 3) Viuda de Severo Fernández (Barrera 2 y 4), Camisería Carbajal  (paz 27), La Mariposa (Lamas Carvajal), Casa Borrajo (plaza mayor 2 y 3)….  En 1942 nacía para la ciudad El Encanto (de la mano de Gómez y Vázquez), durante años fue uno de los preferidos por las ourensanas para adquirir su prendas intimas y otras… (Aquellas torturadoras fajas de ballenas que hoy sanidad prohibiría, es medio broma), Genola (Lamas Carvajal 38) Los Populares, El Barato La Verdad..
Junto a ellos hubo los específicos como La casa Riol de don Pedro que daba servicio a la comunidad eclesiástica Ourensana de aquellas con gran número de integrantes, dada la fama y prestigio de nuestro Seminario. O la sastrería Miguel especializada en ropa para los militares.
Para no cansaros dejo para otro día las muchas sastrerías y modistas que hacían los modelos a medida. Y otros muchos negocios ourensanos.
Si os apetece, intentar comprobar que negocios siguen en activo, en los citados hoy, al menos son dos…..
¿Quien Recuerda los Almacenes Benito en la Avda de Pontevedra al lado de Roman?, ahí estuvo el Café La Unión en sus primeros años, después dejó el sitio para la primera centralita de Teléfonos interurbana para en los cuarenta alojar a Benito y años después a un original Quimi Cuevas.

Aclaración. Sois muchos los que en estos días me sugerís la falta de muchos datos  en estas entradas. Sería imposible en estas breves reseñas citar todos los nombres y negocios que tuvimos en Auria, únicamente he intentado recuperar unos cuantos para despertar vuestro recuerdos. 

24/4/19

Empresas de los 40.



       Puede parecer extraño, pero en aquellos lejanos 40, no faltaba el trabajo. Ya sabemos que nuestro Ourense nunca se destacó por ser zona industrial, lo nuestro fue más agricultura ganadería y comercio, pero aun así “alguna” industria tuvimos. Y orgullosos de ellas nos sentimos. Aquí tenéis algunas de las que en los 40 ofrecían trabajo… No por nacer en esa época, sino porque pasados los difíciles momentos de la guerra Civil, la neutralidad Española en la 2ª Guerra Mundial permitió un respiro…

     El belga Malingre Parmentier había creado a finales del siglo XIX la que durante años fue nuestra principal empresa: la Fundición Malingre, y quizás a su sombra se desarrollaron en el tiempo otras, no puedo asegurar que exista relación directa, pero sin duda tuvo incidencia en el nacimiento de empresas como la de Rogelio Fernández (años 20), la fundición Pereira dos Santos (1942) o el taller de cerrajería artística de José Delfín Bao (Pelayo 6). Como nexo de unión entre estas empresas del metal y las dedicadas  a la automoción de manera exclusiva, muchos recordareis Carrocerías Pérez y Pegerto Caride. Sin olvidar a quien llevo el nombre de Ourense por todo el mundo con sus Barreiros; Don Eduardo Barreiros.
En el apartado de automoción, se conocía la Agencia Citroën de Arturo González (paseo 12) La Agencia Ford (y Lincoln) de Marcial Vázquez Crespo (Aun no hace mucho desaparecida), el Garaje Hispano Americano de Salvador Fuentes y un innovador negocio que prometía pero en Ourense no llegó a tener la importancia de otras ciudades, Los Autos de Alquiler, o mejor dicho El auto de alquiler de Felipe Castro Silva (Or-1236).
   Los aparatos eléctricos se reparaban, no como ahora, los abuelos y nuestros padres no conocieron la famosa “Obsolescencia programada”, era así como los Talleres Radio (Manuel Gómez Montero), la Casa Aragonés , Jelasa (Jesús Lago y Lago Paseo) y la de Manuel FRAGA y Hermanos no daban hecho a reparar aquellos cacharros.
La madera, pero sobre todo los muebles fueron otra fuente de generación de empleo. Muebles Rodríguez, y Muebles Sánchez Vázquez,  la pequeña empresa de Ramón  Cebreiros (plazuela Trinidad 2) complementaban la oferta de decoración con bazares reconocidos como Outeiriño y Puga. Os suena Agapito?, en aquellos 40 los trabajos de pintura y decoración eran cosa de esta casa.
Para no extenderme no me olvido del sector de la construcción, Estanislao Reverter con su almacén de materiales de construcción (me conto hace unos días su biznieto, ¿o es nieto? Que Estanislao fue dueño del Hotel Barcelona en sus primeros años de actividad, según parece le encargaron la obra y a la hora de cobrar…. Bueno Don Estanislao al final se la quito de encima que lo suyo no eran los hoteles). A pesar del os pesares seguía funcionando el almacén de don Secundino Couto Solla y la viuda de Felipe Castelao completaba la oferta.
La fábrica de cepillos de Manuel Barbosa  Pintos, comenzaba a ser conocida en el populoso Canedo y aunque conservaba el carácter familiar con que nació, ya daba trabajo a unos cuantos vecinos.
Seguramente muchos habréis olvidado que de algunos de estos nombres citados surgieron grandes empresas ¿Os suena Cupers-fundicionesUnicar, Forjas de Galicia….?





      AclaraciónSois muchos los que en estos días me sugerís la falta de datos  en estas entradas. Sería imposible en estas breves reseñas citar todos los nombres y negocios que tuvimos en Auria, únicamente he intentado recuperar unos cuantos para despertar vuestro recuerdos.