Consejos y avisos

16/6/21

Oficios para el recuerdo, Ordenanzas


Caneco, ordenanza de la sindical.. y uno de los botones a su cargo

   Realmente tendría que titular la entrada como: "Oficios casi perdidos", porque a día de hoy de manera oficial sigue existiendo tal puesto, en la administración al menos, en bancos y empresas que yo sepa ya no se estila.

   El ordenanza "de antes" era un puesto codiciado, pero en contra de lo que pueda parecer, de gran complejidad. Exigía organización, ciertos dotes de mando y sobre todo "don de gentes" el buen ordenanza podría parecer que siempre estaba "escaqueado", y sin embargo su trabajo estaba hecho.

  En muchas ocasiones se confundían, entre los profanos los cargos de ordenanza, con el de conserje, bedel, ujier, incluso (tremendo error) hay quien los asimilaba con los botones.  La principal diferencia entre ellos, residía en el lugar en el que desempeñan su trabajo. Ujier=Juzgados, Bedel=instituciones educativas etc, el conserje y el ordenanza son quizás los que tienen alguna atribución mas especifica, el Ordenanza es frecuente que tenga que salir del centro de trabajo a realizar recados o gestiones, y el Conserje es el encargado de llaves del centro.

   ¡Bueno! que hoy no se trata de hacer un tratado de la función publica.   

  La intención es estimular vuestros recuerdos y que comentéis anécdotas (solo agradables, por favor) que recordéis de estos trabajadores.  En la fotografía os presento a uno de los mas conocidos de la ciudad: Caneco, durante mas de 30 años Ordenanza de la Sindical, siempre dispuesto a hacer favores, motivo que le hizo muy popular.  Muchas generaciones de estudiantes del instituto masculino, recordaran a "Musolini",  de apariencia terrible pero por mis datos, buena persona. Lo mismo que Argimiro Seara, el que en la escuela de Artes y Oficios nos "sufría" a Toño Castaño y a un servidor que nos escapábamos del centro por la ventana del baño y al cabo de un rato largo entrabamos por la puerta.... (le costó descubrir como hacíamos pero al final nos pillo, creo recordar una tremenda bronca, pero ni siquiera un tirón de orejas de los que en aquellos años se estilaban sin riesgo de denuncia por malos tratos...). 

   En mis revisiones de vieja prensa, son muchas las referencias a este oficio, la primera quizás sea de 1875 en la que se da cuenta del fallecimiento de Miguel Fernández, quien durante muchos años ejerció el puesto en lo que fue el antecedente de la Delegación de Hacienda ourensana: "Administración Económica de la provincia"  y que debido a la escasa remuneración con que contaba el puesto, vivió siempre al día, con lo cual al jubilarse eran todo penurias, a las que se unía la perdida de algunos privilegios que tenían al estar activos, (normalmente se les facilitaba vivienda y una ayuda para vestuario).  Otro dato que reflejan los viejos papeles es que durante un tiempo el puesto no se cubría por oposición, si no que era una manera de intentar dar solución a las necesidades de algún ciudadano necesitado, o de agradecer servicios. Como ejemplo en el Heraldo Gallego de 1876 se da cuenta de que al fallecimiento accidental de un capataz de telégrafos, para paliar la tragedia de la familia que quedaba en desamparo, (viuda y 7 hijos),  telégrafos le ofreció el puesto de ordenanza al hijo mayor de la familia. 

    En ocasiones se tomaban tan en serio su trabajo, que no dudaban poner en riesgo su vida para cumplir... es el caso del Señor Sequeiros, ordenanza de Correos en 1925, cuando se dirigía a entregar la saca del Correo en la estación del ferrocarril, el motor del viejo vehículo en el que iba se incendio, y hasta que no consiguió sacar todas las sacas, no se apartó del incendio, paró otro vehículo que circulaba próximo y en el llevó las sacas a la estación para después acudir al puesto de socorro para que le atendieran de quemaduras y varios cortes.

  Seguro que vosotros habéis conocido o conocéis alguno, a mi encantara conocer sus anécdotas. 

  En facebook o a  mi mail ourensenotempo@hotmail.com

15/6/21

No me pude resistir....

    Es al acabar este mes cuando tengo previsto dejaros unos ejercicios para que durante el verano tengais entretenimiento, pero no me pude resistir a subir hoy esta fotografía.

  No es muy antigua, al menos para los que pasamos de los 50 como yo, y muestra una de las mas importantes obras con que se concluyó la edificación de una zona muy céntrica de la ciudad. Realmente resultaba extraño los últimos años ver el solar que ahí estaba, sin un edificio de "buenas" alturas y dejando pingues beneficios a propietarios y constructor, al final se hizo y aunque ya sabemos que para gustos hay.... a mi me gusta y resulta original, pero conozco a mas de un ourensano que no le tiene mucho cariño.   ¿¿Que edificio se estaba levantando????

14/6/21

Discoteca EVa, solo nostalgicos de aquellos veranos

    Yo mismo me noto que tengo ganas de verano, y si aun encima llegan a mis manos recordatorios de momentos mas que agradables, con mas motivo. 

  Los habituales del Val Miñor que como yo pasan "bien" de los 50, sin duda recuerdan este lugar de diversión que cubría las necesidades de los muchos jóvenes que no disponían de vehículo con el que desplazarse, y al tiempo hacían de imán para que los que si lo tenían, se pasaran por allí. 
   Ahora que lo pienso, mucho han cambiado las costumbres, en aquellos años de finales de los 70; cafetería hasta que nos echaban, Eva hasta que cerraba y si aun querías seguir: a la playa de charla, ¡eso si!, que yo recuerde no existía botellón.
  
   Al tiempo que me llegaba la pegatina, me llegaba la noticia de que Eva ya no podrá volver a ser lo que era; cuestiones económicas han hecho que nuestra Disco de verano, pase a ser un alojamiento vacacional. Lo siento pero lo entiendo, ademas llevaba cerrada ya demasiado tiempo. Estoy seguro que quienes se alojen en el "nuevo EVa" cuando entornen los ojos escucharan aquellas canciones que hoy serian impensables en una disco Camilo Sesto,  Sandro Giacobbe, Albert Hammond, os acordáis de aquel "Linda" de cuando Bose cantaba??  ¡ahhh! y los Bee Gees.... 
    A mi hace años que el eco de aquel "Dolce Vita" que Ryan Paris popularizo en el 83  no se porque, me traslada a aquella sala de Playa América; no tiene lógica, como decía Anthony Blake:  

"Todo es producto de tu imaginación no le des más vueltas, no tiene sentido"
    

12/6/21

Historias de nuestros emigrantes...

  Que no os confunda su look. Manolo no tardo en ser propietario de una pujante Imprenta. Nunca le asusto el trabajo

Historias de Nuestros emigrantes

  Tengo en mi archivo unas cuantas aportaciones de ourensanos que han tenido que vivir la emigración, y cada uno cuenta la feria según le ha ido en ella. Hoy y con el fin de animar a otros para que me faciliten fotos y datos, o ellos mismos las den a conocer, comparto algunos apuntes que me han regalado, en este caso son Pepe, Benito, Jesús, Manolo.... 

  Comenzare por Manolo, no en vano me toca de cerca. El de este caballero es un caso muy especial, y de coger el hilo un buen guionista sin duda podría terminar siendo una interesante película.  Comienza cuando con tan solo 12 años,  la familia (o el, que su carácter siempre fue...) deciden que ya puede ir a foguearse por los secarrales castellanos, por su edad y tamaño, no podría segar, pero "atar", o llevar el botijo, no requería excesiva fuerza, en poco tiempo aquellas tiernas manos del "niño" se llenaron de callos de "hombre". 

   Ese fue su "veraneo" durante unos años, hasta que ya "polluelo", decide embarcarse hacia tierras más generosas. Sin pensárselo mucho, que el siempre fue de "arranques", se sube a un tren que lo llevaba hacia Francia, sin papeles, sin  dinero, solamente una pequeña maleta y su decisión de salir adelante.  

  No lo puedo afirmar y el no lo recuerda, pero probablemente fuera el Shanghái el tren que lo llevaba; aquel que desde Galicia llegaba hasta Cataluña, donde muchos rendían viaje, y a punto estuvo de ser ese su caso. Al llegar  a la frontera, no se le ocurre otra feliz idea a un "gabacho" que pedirle los papeles, entre los que se exigía un contrato de trabajo, Con lo que le había costado conseguir el pasaporte, como para tener contrato; pero no había manera, aquellos franceses estaban dispuestos a perderse a un excepcional trabajador, ¡allá ellos!. 

   Manolo  nunca tuvo problemas para hacer amigos, y mientras esperaba a ver qué solución le proponían los franchutes, conoce a otros españoles que le comentan que en Suiza eran menos exigentes y que pagaban mejor, con lo cual no  se lo pensó, dejo con la palabra en la boca a los guardias de frontera, y subió a un tren que le llevo a "su Lausana"; donde a lo mejor otro día continuó con la historia pero ya os avanzo, que no le fue nada mal. Eso sí, cuando decidió tener familia, vino en busca de una Ourensana, pero eso ya es otra historia....
 

Jesús de niño se podía permitir holgazanear, fue esa la única época en que lo hizo, aun hoy jubilado, no para de trabajar, sus gallinas....

 Casos como el de mi amigo Jesús: No lo imaginaba de joven, cuando pasaba aquellas tardes de verano en As Poldras a la vera del pazo de los Marquina, ni cuando cogió su equipaje para trasladarse  a Sevilla a estudiar por la vía religiosa, pero casi sin darse cuenta se encontró en un país desconocido, con un idioma ininteligible y una sola cosa clara, "volver". Era el año 71 y en Wiesbaden la mano de obra escaseaba, al ya establecido turismo de aquella zona termal, se sumaban gran cantidad de grandes empresas, que con su creación atraían a otras, laboratorios farmacéuticos y químicos (hoy más de 80 marcas de prestigio, Abbott....) , empresas de fotografía (cuna de la Wirgin) Agfa- Gevaert, Hoeschst, Henkell, Ferrari, Mitsubishi, pero para alcanzar ese desarrollo las necesidades de mano de obra en aquellos momentos eran altísimas; en esas circunstancias eran muchos los compatriotas que habían aprendido un alemán básico, y se dedicaban a informarse de que empresas necesitaban trabajadores y con qué cualidades; regresaban al terruño para ofrecer a sus vecinos aquella vida y los que estaban ansiosos de ir a "ganar la vida" veían en estas ofertas una fabulosa oportunidad. (Ya ya sé que no todos eran honestos y que algunos ourensanos las pasaron canutas por culpa de ellos, pero también existía riesgo cuando ibas por tu cuenta...). Sin profundizar diremos que en general, con mucho trabajo, las cosas fueron bastante bien. 

Año 52 en el hotel Comercio de Caracas.

    Benito fue otro estilo de emigrante, no contento con su periplo por Venezuela en los 50, decide repetir en los 60, pero en esta ocasión decidió quedarse en la más cercana Holanda. De las dos etapas guarda recuerdos e historias, no en vano mientras trabajaba en el famoso Hotel Comercio de Caracas, veía a diario as estrellas de Hollywood y personalidades de todo estilo que se acercaban a la de aquellas "rica" Venezuela, la etapa Holandesa ya fue más tranquila, quizás el hecho de tener sus ahorros y no empezar de cero le permitieran ver otra emigración.

Las caras de felicidad son porque después de muchos años de trabajo y esfuerzo regresaban de vacaciones a su tierra, en esta ocasión el viaje era diferente.... Pepe Con su mujer y unos amigos que acudieron a despedirlos.

  Y como siempre me quede sin espacio para seguir, pero no puedo dejar sin al menos citar a mi amigo Pepe Iriarte, a quien aprecio y admiro, solo apuntar que un buen día apareció en Uruguay con una máquina de coser y ....

    Pido perdón a los amigos que he dejado para otra ocasión, todas historias apasionantes, y no todas felices pero.....

11/6/21

Ourensan@s Inmortales XXIV. Pepiño

  Fotografía propiedade de Javier Torres

Esta entrada fixose o  19 de novembro do 1910 por primeira vez.

   A de hoxe e unha entrada recuperada e correxida, pero non teño ninguna dubida que iste personaxe ten que figurar na lista de inmortais.  
   

Pepiño

    Con frecuencia acordome dun personaxe ao cal sendo eu pequeno víao caseque a diario, refírome o "Pepiño", recoñezo que ao principio dabame un pouco de medo (os seus problemas físicos, e o avanzado da súa idade cando lle coñecín, non irradiaban precisamente unha imaxe feliz) , o caso é que aos poucos, (tamén grazas á carteira da miña avoa ou de quen me acompañase, que sufría os meus embates ao pasar diante das Josefinas), funlle collendo agarimo, e creo ou quero recordar que el tamén me saudaba co seu típico movemento de ombreiros e cabeza, (agora que o penso, lembro que tamén facia algo semellante a esbozar un soriso) ata o punto de que cheguei a tocarlle o seu abrigo, e ata o manubrio que tentaba el con pouco éxito facer virar para que se movese o seu asento.

    Como podedes ver na imaxe, a vida non foi nada amable con el, descoñezo se foi por causas naturais, ou doutro índole, pero a súa situación física era lamentable, condenado a permanecer sempre pegado ao seu carriño, e dependendo sempre de alguén para todas as súas necesidades. Os únicos datos que teño del son, que vivía nunha casiña da Canella Cega, pola rúa do Vilar, preto da Igrexa da Trinidade, cunha sobriña que segundo me contan era quen se encargaba do seu coidado."

Algún de vos pode que lembre o carriño que sae na fotografía, eu dende logo que non; no meu tempo, Pepiño tiña un con rodas semellantes as que levan as cadeiras de rodas, e a diferencia, era que tiña un artiluxio no fronte, pra que el poidera moverse un pouco facendoo xirar cas suas mans.