Consejos y avisos

9/12/19

Feliz Navidad

Los Reyes siempre tienen buena voluntad, pero los niños a veces.... la foto es de la entrega de regalos en la Sindical años 60

     Aunque pueda parecer un poco pronto, mis blogs se toman hoy vacaciones. Durante estos dias seguire en contacto con vosotros por el Facebook, en el grupo de Amigos de ourensenotempo, mi correo está como siempre a vuestra disposición, y procurare no faltar a mi cita con vosotros a través del diario La Región, en principio ya sabéis, los viernes pero....
    El primer domingo de Enero en el suplemento "Gente Mayor" de La Región y si puedo el lunes 13 volver a estar con los blogs en marcha.  Hasta ese momento con todo el cariño y agradecimiento del que soy capaz, os deseo

Feliz navidad
Y un
Perfecto Año 2020

    Ahhhh la foto no es una felicitación navideña al uso, es para que os acordeis de mi cuando buscando los adornos de navidad os encontráis con una vieja foto; o en la "amena" conversación con el abuelo os cuente alguna historia del viejo Ourense, o..... con que me enviéis una foto me sirve prometo no enfadarme como el niño de la foto.

6/12/19

Las mudanzas del 65

El nuevo centro
1965 la ciudad se reinventa
Todas las ciudades tienen momentos que marcan de manera "brusca" su desarrollo; en Ourense el más significativo creo que es el que muestra esta fotografía. 
    Finalizando los 50 Blanco Amor publicaba A Esmorga, en ella se dibujaba un pueblo con unas vivencias indeseadas y un trágico final, quizás para impedir que surgieran otros Cibran, Bocas y Milhomes, Ourense decide dar el paso definitivo de pueblo a ciudad, desterrar las lagunas donde se podía ahogar un hombre, dar luz a todas sus calles, y levantar los edificios de tal manera que no se pudiera entrar en ellos sin permiso.

 Desde luego que no debemos pensar que este tipo de actuaciones se pueden desarrollar en un año concreto, esta transformación sin miedo a "estirarlo", comenzó desde aquellos finales de los 50 y llegó hasta bien entrados los 70. Fue el período que mi amigo Manuel Domínguez, www.Canedo.eu tan acertadamente definió como el de "vorágine" constructiva". 


     Por todas partes crecía la ciudad, nacían nuevas calles, y en ellas los primeros edificios, en muchos casos los compradores y por tanto impulsores de este crecimiento eran nuestros emigrantes, aquellos que con tantas esperanzas cogieron su maleta de cartón y se fueron a trabajar por un futuro (pero eso es tema de otro día).  Como decía todos los barrios crecieron, o casi “nacieron”, porque en donde había unas cuantas casitas de repente surgieron edificios de cinco, seis, siete… alturas, ese fue el comienzo de San Francisco, la Avenida de Portugal, la de Santiago, la de Zamora y Ervedelo entre otras, .  
    Pero  sin duda uno de los cambios más visibles fue en el que llamamos hoy: centro; San Lázaro, Habana, Curros Enríquez, Celso Emilio Ferreiro, Valle Inclán, Juan XXIII, etc....

    La fotografía que podéis ver directamente en Europeana y Galiciana , no es para dar un simple vistazo; es de las que tienen mucha "miga" y merece vuestra atención.  La Torre aún en construcción, se veía sola en aquellos momentos, todos los edificios que hoy la intentan arropar tanto por Juan XXIII como por la Habana, tenían que esperar un tiempo aun, de hecho a pesar de que no consigo verlo, creo que por ahí estaban las canchas del club de tenis; el taller de coches del amigo Cabo y la vieja panadería del Cartao no alteraban su ritmo a pesar de tener tal monstruo delante. La fachada a Curros Enríquez, se preparaba para despedir a varios edificios que en su tiempo fueron emblemáticos: primeros concesionarios de autos, (en el edificio que lo sustituiría se iba a instalar una sastrería con mucho futuro: El Faro ¿os suena?, quizás mejor por Adolfo Domínguez….), un chalet que aun produce sentimientos encontrados, (allí estuvo la jefatura provincial de Movimiento), y una de las primeras salas de fiestas de la ciudad El Retiro, ¡bueno! los entendidos sin duda sabrán ubicar también el mítico Coralin, pero yo al menos no lo veo, (me lo tapa el edificio que se estaba construyendo en la Esquina de Cardenal Quevedo, donde muchos recordamos la juguetería Rober.

 Si me lo permitís, os recomiendo que fijéis vuestra atención en el entorno del colegio Maristas, la calle aún a medio urbanizar, los baños que tenían en la entrada, aquella que era de tierra y en invierno suponía una penuria para los zapatos de los alumnos, la viña que después se agregó para poder edificar el pabellón del colegio. Las casas de Bedoya que crecían desmesuradamente..... ahhh y otro detalle: en la imagen no se puede ver la céntrica Juan XXIII, por el encuadre, pero también por otra poderosa razón: aun no existía…

    Otra anécdota podríamos recordar para marcar el fin de este periodo: a finales del 67 dos jóvenes promesas de la canción actuaban en nuestra sala Auria y al día siguiente se veían obligados a retrasar su marcha por el mal tiempo; así casi sin querer en una habitación del Hotel se pusieron a componer un tema sencillo, ellos se llamaban Manolo y Ramón (el Dúo Dinámico), y aquel tema no fue otro que el La, la, la que Massiel encumbro al número 1 en Eurovisión. Lo que más llama la atención, y quizás sea indicativo de los momento de esplendor que viva la ciudad, es que siendo tan escasa la oferta hotelera, hasta tres establecimientos cuentan en su anecdotario, el ser cuna de esta canción. Hotel Parque, el Barcelona e incluso el San Martín, este último se inauguró oficialmente en Julio del 68…

 En aquellos años, los niños teníamos nuestros primeros escarceos con la televisión, las consolas que conocíamos eran muebles de recibidor o salón. Y en las fiestas disfrutábamos viendo como Chacolín le zurraba a la bruja. 1968


5/12/19

Ourense en "El Progreso" de Lugo


     En esta semana comenzare las vacaciones, "oficiales" de mis blogs; con lo cual os dejaré descansar y no publicare entradas.
     Como siempre os digo y algunos a haceis,  podeis aprovechar para revisar viejas entradas y hacerme comentarios que siempre agradezco. En estos dias tambien teneis otra opción, para esos momentos de relax familiar, y es leer viejos periódicos.
     Recientemente en la web Galiciana, han agregado nuevas colecciones de prensa antigua, la última es el Progreso de Lugo. (no completo, años 41 al 68), y aunque en buena lógica no es un tema estrella para el Progreso hablar de Ourense, si que nos cita con frecuencia, si acaso en el tema fotos se ha mostrado un poco más parco, al menos en estos años que se pueden consultar.
  La primera foto como veis es un clásico de nuestra Auria: las Burgas. Y el autor es un mas que conocido Enrique Reza. el motivo de la aparición de esta foto en El Progreso, era que en aquel año de 1966 la ciudad de Ourense presentaba la ofrenda del Corpus enlas fiestas de Lugo. (una tradición de 1669).

    En esta segunda imagen vemos una zona céntrica que se estrenaba en aquel año 1959, y se preparaba para ver como surgía de la nada el edificio más alto de la ciudad: La torre; de momento el Ángel de Asorey; solo desde 1951 recibía las miradas de todos los que acudían al nuevo gobierno Civil y el edificio de "Previsión".  
    La tercera de las imágenes que me he encontrado en una primera revisión del Progreso de Lugo, ¡como no! es de nuestro club representativo, el Orense de Bienzobas y Marcial, en aquel 1957 en la cuarta jornada de liga nuestro Club lideraba la clasificación y empataba en el Ángel Carro. Los lucenses mostraban su envidia al ver la cantidad de público que arrastraba el equipo Ourensano, con el que consiguieron la mejor taquilla de la temporada. ¡y eso que estaba empezando!.

Como os decía al principio de la entrada, si os apetece, en Galiciana podréis encontrar muchos viejos periódicos que os permitirán conocer mejor nuestro pasado.

4/12/19

Nuevo colaborador...

Fotógrafo Octavio Fernández Penín

Circa 1943
CFFO1943000516
Foto Escolar, San Nicolas de Castro (Trives)
Papel fotográfico, Colección privada de César Fernández Portal

  Detalles:  Como sabéis estoy preparando unos días de vacaciones para el blog, pero por fortuna sigo recibiendo regalos de reyes anticipados.
    La fotografía de hoy, forma parte de un archivo que espero poder ver, si su propietario lo tiene a bien. Para mi, tiene interés por varios motivos, el primero es que todo lo que sea fotografía antigua me apasiona, pero en este caso tiene el añadido de que desconocía totalmente al fotógrafo que las realizó.  
   Se llamaba Octavio Fernández Penín, nacido según su hijo (y con razón), o ano da fame: 1918, como recordáis ese fue el año de la terrible epidemia de Gripe que asoló toda Europa, y en Ourense fue especialmente virulenta. 
    Hoy no voy a seguir, prefiero informarme  mejor sobre este fotógrafo y  presentarlo en condiciones. De momento solo podreis saber cuando nacio y conocer su silueta, ¡todos cometemos fallos, NO?.  

 Mi agradecimiento anticipado a César Fernández Portal por dejarme ver estas fotografías hechas por su  padre, Octavio Fernández.

3/12/19

Un paseo por.... El Paseo. de Rafael López Villar

Os lo agradezco y os animo a ello: hoy me envía esta colaboración Rafael  López Villar, os recomiendo que aprovechéis y lo acompañéis a dar ese Paseo...

       Hay momentos en que los dioses permiten, momentos en los que el clima acompaña, momentos en los que las circunstancias invitan, y se puede asistir a sucesos cotidianos extraordinarios. Siempre que paseo por Orense los ojos de los soportales parecen túneles que el tiempo dispone, e invita a traspasar para trastocarse, para enredarse en su transcurso y poderse asomar a otros momentos que las piedras guardan celosamente grabados en sus entrañas, personas y personajes que dejaron su impronta tallada en ellas a su paso. En Orense la lluvia es paisaje, y memoria, cuando el paseante mira con los ojos más allá de las caras que se cruza y del tiempo en el que parece vivir.
Todas las calles son caminos temporales que discurren en un plano habitualmente rígido, lineal,  inaccesible en su transcurso. El tiempo que todo lo ve pero nada concede se vuelve dadivoso, maleable, generoso con el paseante.
Es así como un paseo por el Paseo, de Orense, en un día lluvioso, aparentemente desapacible, puede convertirse en una experiencia de reconfortante intimidad. Es así que mis 65 años, con los que empecé el recorrido, se habían convertido en veinticinco al llegar al Parque de San Lázaro y en diez, en apenas diez, cuando de nuevo empecé a oler las garrapiñadas que marcan a los sentidos el final del paseo, el extremo del Paseo.
      En ese tiempo pude ir viendo a las señoras sentadas en el Miño, escrutando a los paseantes, escrutando, en realidad sus vidas, y rellenando los huecos que por ignorados, por supuestos, resultaban más interesantes y jugosos de comentar. Esas señoras que a mi madre tanto le preocupaban desde la distancia de Madrid y que provocaban la recomendación que siempre me hacía, y que podía volver a escuchar, cuando en plena época hippie y rebelde me recordaba en la estación, justo antes de partir para Orense,: “si vas a pasar por el Miño, vete bien vestido”, magnífica invitación para ir vestido como me diera la gana. “Aunque tú no las conozcas, ellas sí te conocen a ti”, como si con la edad que yo me gastaba el reconocimiento fuera diferente a lo que sucede con un cristal polarizado, que si tú no ves a los que están al otro lado tienes la sensación de que tampoco ellos te ven a ti.
    Me encontré en mi paseo por el Paseo de Orense con tantas personas queridas, recordadas, en muchos casos añoradas, que, como siempre sucede en los momentos en los que la magia toma el control, el alma se va invadiendo de una felicidad calma, lluviosa, de pompa sin ruido, de charco que no moja, de sonrisa sin rictus. Saludé a personas y a lugares que hace tiempo que solo residen en las esquinas de la lluvia y la memoria, de la piedra y el recuerdo. A Marujita Manzano, la gran amiga de mamá, a Marite y Gloria Vilanova, al chalet de los Losada, a las sesiones vermut en el Auria, a la Tía Natalia y al tío Juan con su sombrero y su chaleco irrenunciables, con esa piel de color blanco casi transparente, al  tío José Luís, el filósofo,  siempre del brazo de la tía María Joaquina, a los helados de La Ibense, y a la pastelería “Ramos” que conformaba el otro extremo goloso del paseo. Goloso y aromático. Me encontré conmigo mismo saliendo del Losada con mi padre de ver mi primera película: “Globo Rojo”. Tantas personas a las que saludar, recordar, recuperar en ese paseo mixto de tiempo y espacio, de clima y recuerdo. Paso a paso iba devanando mi memoria y paso a paso los recuerdos, y los recordados, se unían a mi paseo. Unos se quedaban conmigo, mi primo Santiago, siempre presente, otros saludaban al pasar, algunos se paraban a compartir y representar charlas que no había olvidado.
Tanto en la ida como en la vuelta los pasos eran  pausados, de los que se recrean en el espacio para no perderse el tiempo, para no perderse, por apresurados, un recuerdo más perezoso que pugnando por salir pudiera sobrepasar antes de que se manifestara. Tanto a la ida como a la vuelta me visitaron personas, lugares, recuerdos, palabras, que sin pertenecer al entorno del Paseo si eran invocados por las personas y los momentos que iban apareciendo. Cincuenta años largos en dos largos del Paseo, en ese deambular de ida y vuelta, pausado, expectante, un poco exhibicionista, que era su forma natural de ser recorrido. Es un recorrido corto en el tiempo que transcurre, pero extenso en el tiempo recorrido. Un tiempo extendido en los recuerdos de Papá, del tío Julio, de personas y sucesos que nunca viví porque no había nacido, memoria heredada que siempre me vinculó a una ciudad que siendo la mía, apenas fue mi residencia permanente.
Y de nuevo el olor de las garrapiñadas que me despidió al iniciar mis pasos, la luz del escaparate de La Viuda que me reclama para una última representación del pasado, comprar un libro tal como hacía el Tío Toñito cada vez que llegaba a pasar parte de mis veranos a su casa.  Y en ese acto se incardinan dos situaciones: empezar a evocar la Plaza Mayor, allí donde me esperaban mi pandilla, mis primeros amores, mis últimos juegos, y el despertar a la realidad del momento presente, aunque la ensoñación pareciera tener todo preparado para evocar más y más recuerdos.

       Pero seguramente ese será otro viaje, otra lluvia, otras piedras, otro tiempo y otro momento, que ya me producen un cierto anhelo, una melancolía húmeda y dulce que me predisponen a recorrerlo. Cuando los dioses lo permitan, cuando el clima lo acompañe, cuando las circunstancias me  inviten.
GRACIAS RAFAEL...

2/12/19

Una esquina muy comercial

Fotógrafo Desconocido
Circa 1914
LRDE1914000515
Paseo con San Miguel
Papel prensa, Colección La Región
  Detalles:  Pensaba hacer un juego para estos días, gracias a esta fotografía y unas cuantas mas de esta misma esquina, en las que se ve que el negocio cambiaba con los años, pero me di cuenta de que en dos días voy a estar tan liado que mejor, no.

   Supongo que la mayoría de vosotros os ubicareis perfectamente; este edificio no creo que conociera la calle con el nombre de Pixotaria, pero seguramente más de uno en su día la situaba en Rapagatos, hoy para evitar discusiones diremos que es la esquina de la Calle San Miguel con Paseo y que en ese escaparate la óptica con más solera de la ciudad "La Casa de los Lentes", muestra algunos de sus artículos.
   En aquel lejano 1914 la empresa de Pedro Romero y hermanos, más conocidos por sus negocios de banca y bodegas, habían hecho una incursión en el mundo de los materiales de construcción, abriendo en Paz Novoa 2 El "Gran Bazar" pero creo que no fue por mucho tiempo. Se me hace extraño pensar que en esa esquina se vendieran "Bañeras, lavabos, Waters y demás materiales sanitarios". No me mal interpreteis, un water es tan digno como cualquier joya, pero cuando paseo prefiero ver otras cosas....
   De esta misma esquina os mostraré otra imagen de cuando lo alquiló el empresario Celso Ferro para montar el refinado "Au Bon Marche", un comercio donde se mostraban las últimas novedades de París a las señoras Ourensanas. El siguiente paso salvo error u omisión (que es mucho el tiempo pasado), fue cuando paso a llamarse "El Modelo", y en él se vendían zapatos de todo tipo, desde alpargatas hasta zuecos de madera, aunque poco a poco fueron triunfando zapatos mas de vestir. 
    Durante un tiempo la esquina volvió a convertirse en un polo de atracción para la población femenina de la ciudad,  fue cuando Mariluz Rivera (de familia con gran tradición en la moda y en el textil Ourensano,tengo una visita pendiente a Don Julio Rivera, pero de momento me resulta imposible disponer del tiempo necesario) regentó la exclusiva "La Boutique", a la que pocos le ponían  el apellido, ....de Simeón.
  El último paso es el que nos lleva al momento actual, una de las esquinas más comercial de la ciudad la ocupa uno de los negocios con más prestigio de ella: La Casa de Los Lentes...

 Ahora que lo pienso me estoy olvidando de los pisos del edificio, que también tienen mucha historia, Banco Vitalicio, Doña Irene la dentista, la pensión.  ¡Buff!!!!! esto habrá que convertirlo en un articulo mas extenso y yo que empece la entrada quejándome de falta de tiempo.....

1/12/19

Empresas centenarias, Gente Mayor

     
Terminamos el año en el Suplemento Gente Mayor de La Región, recordando a las empresas con mas solera de la provincia. Chocolates Chaparro, Cuevas y Cía y Licores Paniagua. 

     Ojala fueran 100, pero por lo menos intentemos conservar a estas....

30/11/19

Los Escolapios en Celanova



Existe la probabilidad de que los retratados sean padres escolapios venidos de Francia tras su expulsión en 1880.*
Los Escolapios en Celanova
        Cuesta entender a estas alturas que un territorio como las Tierras de Celanova, continúe siendo un desconocido incluso para muchísimos Ourensanos. Tengo buenos amigos que trabajan denodadamente para cambiar esa situación, recordando que la Galicia de interior hoy tan olvidada, contiene muestras esenciales para entender nuestra historia. Hoy como agradecimiento por su trabajo, me uno a ellos, recuperando esta fotografía “creo que desconocida” y los datos del paso de los Escolapios por Celanova.
  En 1867 regia la diócesis Ourensana el Obispo José de la Cuesta Maroto, y un celanoves de prestigio, Cesáreo Fernández Losada era Diputado a Cortes; a ellos y a la corporación municipal se atribuye la llegada de los Escolapios a la villa de Celanova.
 El monasterio de Celanova fue uno de los que más sufrió con la llamada desamortización de Mendizábal; su importante biblioteca, buena colección de arte y otros objetos de interés desaparecieron o en el mejor de los casos fueron recuperados para la biblioteca provincial y la Comisión provincial de Monumentos, lo de en el mejor de los casos puede sonar a broma sin serlo, porque el incendio del instituto en 1927 se llevo entre llamas la mayor parte de aquellas joyas.
     Al margen de los tesoros del interior, al propio edificio monástico desde la expulsión de sus claustros de la comunidad Benedictina, se le dio uso como cuartel, cárcel e incluso como almacén de grano y deposito de sal, sufriendo un tremendo deterioro (alguna pared ya se había desplomado), que llevó al Estado a realizar una cesión del usufructo en favor del ayuntamiento Celanoves. Inteligentemente el corregidor de la villa y sus ediles comienzan la restauración al tiempo que buscan dar utilidad al edificio,  para ello piden ayuda al Obispo Maroto y a su paisano Cesáreo Fernández. Entre 20 y 30 mil duros se llevaban invertidos cuando por fin el 22 de mayo de 1867 se recibe en el Ministerio de Gracia y Justicia una petición para que se autorice el establecimiento de un colegio de los Escolapios en el convento y aunque se sabía que gozaba de todos los parabienes, no fue hasta enero del 68 que se recibió el permiso.
     De las ganas que se tenían para ver el colegio funcionando nos habla la premura de las obras de acondicionamiento para las que en junio se recibían los últimos 5000 duros que dono el Obispo y se anunciaba para el mes siguiente la inauguración.
Uno de los primeros padres escolapios destinado al centro fue el hoy Santo,  Padre Faustino Miguez, quien tuvo un papel relevante en la inauguración.
Postal Novo Monforte circa 1925

    La actividad el primer y segundo año por mis datos tuvo un cierto grado de provisionalidad lo que no significa inactividad, los niños de la villa en especial los de menos recursos comenzaron a disponer de clases y entre otras cuestiones los Padres consiguieron que al tiempo que se instalaba la estación meteorológica del instituto provincial Ourensano, en el convento se pusiera en marcha otra exactamente igual. 
Fue el curso del 1870- 71 cuando ya estaba todo reglado; para comenzar el curso se ofrecían estas opciones (según recogía el BOP): Primer año: Latín y Geografía. 2º año Latín Geografía e Historia Universal. 3º año Retorica y poética, Historia Universal, Aritmética y Algebra. 4º año Geometría Trigonometría Historia de España Física Química, complemento de matemática y dos lecciones de higiene cada semana. Se requería un certificado de bautismo únicamente para comprobar la filiación, además deberían aprobar un examen de doctrina cristiana y otras asignaturas amen de abonar 5 pesetas por derecho de examen; y en caso de pasar las pruebas los derechos de matricula serian de 30 pesetas. (Desde luego no era barato precisamente, pero de alguna manera habría que cubrir gastos; los demás alumnos eran de enseñanza gratuita). En mayo de 1871 para completar estudios se añadiría una cátedra para 5º año en filosofía. Con esta oferta educativa, se consiguió pasar de los 1000 alumnos en el centro, lógicamente el grueso lo formaban los niños de primera y segunda enseñanza (mas de 800). Si tenemos en cuenta que el censo de Celanova recogía 5000 almas en el año 1881, podremos hacernos una idea de la importancia del centro para toda la comarca.

Al igual que otras comunidades religiosas, en los años 30, la situación política no era favorable a su continuidad, ya en 1929 el estado había recordado que la propiedad del Monasterio pertenecía en usufructo al concello, y aunque desde el primer momento se pidió la continuidad de sus labor; los padres analizando la situación deciden abandonar el centro.  Habían sido 62 años de trabajo, más de 20000 niños que por su labor habían tenido acceso a una educación, con lo que supuso de beneficio para toda la comarca.  
El día 4 de enero de 1930, solo quedaban en el centro un par de Escolapios para ultimar el traslado; ya los internos no volverían de las navidades y los alumnos de las clases gratuitas perdían su “colegio”. Aquel “Poleiro” (nombre por el que se conoce el claustro del convento) se quedaba sin pollitos y se preparaba para una ocupación indeseada; pero eso ya es otra historia.
*podrían estar en la fotografía los padres Luis Alvilla García  (historia de España) y Felipe Fernández Vinuesa (Historia Universal), designados profesores del centro en marzo de 1880
Grabado de la Ilustración Cantábrica 1882

29/11/19

Teatro Valle Inclán- Virxilio por Sara Pérez Carballo

     
De nuevo el articulo de La Región pasa del viernes al sábado, pero no me gusta que terminéis la semana sin foto en el blog; máxime cuando la semana próxima me cojo mi descanso navideño.
     Así que con permiso de la amiga Sara Pérez Carballo os muestro una joya que atesora y está directamente relacionada con la entrada de ayer.

      Cuando a finales de los sesenta el Grupo de teatro Valle Inclán pone en escena la obra "la Princesa Rosalinda", el pintor Virxilio realiza este grabado que regala a una de las actrices del grupo, Carmen Pérez Carballo. Por la premura de tiempo en mostraroslo no he podido hacer averiguaciones, sobre el tema, pero seguramente con este grabado se hiciera el cartel anunciador de la representación teatral.


28/11/19

Segundo Alvarado por Paco Espino

Segundo Alvarado
       Hoy el amigo Paco Espino, me hace un gran favor: Tenía desde hace mucho tiempo una deuda pendiente con este ourensano, pero por diversos motivos no me atrevía con ella, finalmente alguien que le conoció bien y forma parte de su familia, como es Paco, me ha "regalado" estos apuntes biográficos que yo comparto con vosotros. 
       Al mismo tiempo y si me lo permitís, me gustaría recordar que aún está pendiente algún tipo de homenaje de la ciudad a este gran ourensano, y si bien es cierto como decía el gran Ben-Cho- Shey que "los homenajes mejor en vida".  No es menos cierto aquello de "Nunca es tarde si...

     Mi agradecimiento al amigo Paco Espino por recordarnos a este gran ourensano que fue: 

Segundo Alvarado Feijoo Montenegro.

     Nace o 14 de abril de 1922 nunha casa interior da avenida das Caldas da Ponte (concello de Ponte Canedo) e falece en Ourense o 20 de marzo de 2007. Mestre de escola; profesión que non exerceu, Casa con gloria Blanco Melendez en 1947, resultando deste matrimonio 6 fillos.
Axiña destaca no mundo poético co “Grupo Azor” e logo na revista Ourensán “Posío, Arte y Letras”. Na década dos 40 comeza a sua actividade radiofónica na emisora EAJ57 Radio Orense, aínda que xa prestara a súa colaboura dende o ano 1938, alongándose a mesma máis de dúas décadas. En 1948sera xefe de Emisions y Producción e da programación de Radio Nacional en Ourense.
A Súa actividade periodística desarrollarase no xornal Ourensán La Región, principalmente, Hoja del Lunes (desde 1950) e El Pueblo Gallego, con abondosas redaccións, artigos e columnas diarias de variado contido (noticias, arte, cultura, teatro, deportes, reportaxes, etc). Por o seu traballo periodístico e en especial ns crónica deportiva, o ano 2000 recibe o Premio Galicia de Periodismo Deportivo.
A principios dos 60 é cofundador do Campamento Juvenil “Virgen de Loreto” en Porto do Son (A Coruña). Funcionario da Deputación de Ourense, ata a súa xubilación por idade, na que foi durante moitos anos responsable de cultura, sendo un dos seus grandes logros para a cidade,  a adquisición do interesante fondo documental e bibliográfico do querido galeguista e polígrafo Ben-Cho-Shey. Con este tesouro inaugurou a Deputación a súa biblioteca de temas ourensáns o día 17 de maio de 1982. Tamén grazas as súas xestions logrouse, a merca dos fondos de Eduardo Blanco Amor e de Alberto Vilanova.

Na década dos 60 e 70 desarrolla con moito éxito a súa actividade teatral. Esta comeza co “Grupo Juvenil de la OJE. de Orense” para continuar con el grupo “Teatro de Cámara y Ensayo” que vai ser o precursor do grupo de Teatro “Valle Inclán”, co que obterá grandes éxitos e importantes recoñecementos ao longo de toda a xeografía nacional: I Galardón del Duero, mellor dirección e ambientación no II Certamen Nacional Juvenil de Teatro (Zamora 1965), campións no certame teatral de Galicia en Lugo; en 1966 gana a “Medalla de Oro” no “III Cértamen Nacional Juvenil de Teatro”, no teatro Romea de Murcia na que fan a estrea para España da obra “Donadieu”, de Frizt Hochwälder. Neste ano repiten Galardón del Duero (Zamora) e participan nos “Festivales de España” no Parque Castrelos de Vigo; no 66 Alvarado foi considerado por Jose Tamayo como o mellor director de teatro non profesional de España do momento.
No ano 67 fora de concurso, participan no “IV Cértamen Nacional Juvenil de Teatro” e concedenlle o premio especial da dirección de cinematografía y Teatro. Tamén participan no “Ciclo de Teatro Greco Latino” no teatro de Malaga e no “Forum Nacional Juvenil de Teatro” de Toledo,  representando “Antigona” de Anouil e Edipo Abandonado de Jose Luis Lopez Cid.
Foron numerosas as obras representadas nestes anos: Ademais das antes citadas, La rosa de papel e la Marquesa Rosalinda (Valle Inclán), La Dama del abanico (teatro Noh japonés de Yukio Mishima), Esperando a Godot (Samuel Beckett), Don---hamlet (Alvaro Cunqueiro), La voz humana (Jean Cocteau), Las sillas (Eugene Ionesco), Seis personajes en busca de autor (Luigi Pirandello), ….. unha producción prolífica e de altísimo nivel, que conlevaba moitas dificultades na posta en escea. O grupo aguantou ese ritmo ata 1972.
Alvarado foi tamén vicepresidente do Instituto de Estudios Orensanos na década dos 70, recibindo no mesmo a Garcia Berlanga. A sua vinculación desinteresada e altruista co pulso cultural de Ourense levouno a presidir o Ateneo Ourensán entre 1988 2 1992, sociedade de prestixio na que xa con anterioridade organizara un ciclo de charlas culturais dedicadas ao teatro (1971-72); asi mismo foi directivo da Sociedad Filarmonica Ourensán, xa que a música clásica foi outra das suas pasions.
Para completar o seu currículo: Foi cultivador de artistas ourensás, e de mais alá, promovendo exposicions, conferencias, publicacions, etc. Membro do Grupo Francisco de Moure e colaborador da súa revista cultural “Porta da Aira. Da súa mán saíron “Orense” (dentro da colección España en Paz), editado por Publicacions Españolas en 1964 e “Orfo de ti: Cantigas de amor”, Edic. do Castro-Sada, 1999, ademais de multiples colaboracions con outros autores en diversos libros e revistas. Nos derradeiros anos da súa vida foi dinamizador e director do grupo poético Ourensán “Palabra viva”.
   Anos despois do seu pasamento, en 2014, concedeuse o premio Ramón Puga, instituido por Radio Ourense-Cadena Ser, ao grupo de Teatro “Valle Inclán e ao seu director Segundo Alvarado.

(2019 Francisco Javier Espino Domarco)

27/11/19

Empleos del pasado: Repartidor de prensa


Fotógrafo Desconocido
Circa 1927
JCDE1927000513
El repartidor de la Región
Papel fotográfico, Colección personal de Julia esposa de Manuel Varela

  Detalles:  Por fortuna en muchísimos aspectos la sociedad ha mejorado, sobre todo en las cuestiones de protección social y educación. Lejos quedan aquellos tiempos en los que un joven de doce o trece años se veía obligado a buscar trabajo porque en casa todo hacía falta. 
   ¡Y suerte si encontraba algo llevadero!. No me voy a poner ahora con cuestiones de crítica social....  Solamente os recuerdo uno de aquellos oficios por los que "soñaban" muchos golfillos en aquellos comienzos del siglo XX. Repartidor de prensa, en este caso concreto se trata de un conocido ourensano, que con doce años recorría el centro de la ciudad con un buen montón de periódicos a la espalda y voceando las noticias más llamativas.  Manuel Varela "O Caneco" fue uno de los primeros repartidores que tuvo las Región y según cuentan vendía todos los que le dejaban, no le hacía falta gritar mucho,  únicamente por su carácter abierto y el gracejo que se gastaba era suficiente. ¡Bueno! si os fijais ya en su cara, lo dice todo, pillo pillo. 

26/11/19

Iluminando el Paseo

La empresa ourensana de Leon Martin se encargo de iluminar las calles instalando estos artisticos arcos en el Paseo.
Fotógrafo Desconocido
Circa 1968
RSDE1968000512
Foto nocturna del paseo en fiestas
Papel prensa, Colección personal de programas de fiestas, (el del 68 regalo de Ico Rafael)

  Detalles:  Ahora que se acercan las fiestas y según parece la ciudad va a tener una iluminación de gran nivel, yo recupero esta que se instaló en las fiestas del 68. 
   En aquel año una vez mas el alcalde David Ferrer no había reparado en gastos para las fiestas, no es que se derrochara, ya que realmente el equipo organizador con Manuel y Adolfo Rego a la cabeza siempre andaban arañando los presupuestos y haciendo maravillas con ellos, pero en aquellos años se sabía que unas buenas fiestas darían más dinero de lo que costaban. 
Solo por citar alguno de los eventos, en ese año 68 El Festival del Miño y el Festival de Cine celebraban su cuarta edición (no era el Ouff, con menos presupuesto pero con gran calidad el Cine Club Miño se encargaba de organizarlo). El descenso del Miño en Piraguas y el Rallye de Ourense eran los platos fuertes deportivos. Más de 30 actuaciones musicales entre las que estaban artistas como los Tres  Sudamericanos, os suena aquello de: Guantanamera, o Me lo dijo Perez...... ahhh y recordais aquello de la Chevecha?  Otro Vacho de chevecha que che chube a la cabecha........ 

25/11/19

La Plaza Mayor de Loty


Fotógrafo Antonio Passaporte
Circa 1926 (entre 26 y 36 aprox.)
ALPA1926000511
Montaje de la plaza mayor Ourensana con dos fotos de Loty
Papel fotográfico, Archivo Loty miniaturas en papel.

  Detalles:  La imagen de hoy desde mi punto de vista es un lujo, ya que se trata de un montaje realizado a partir de dos instantáneas de la colección Loty, aunque a decir verdad prefiero ver los originales.
      No creo que cuando Antonio Passaporte se acercó a nuestra ciudad para cumplir el encargo de la editora Loty, pensara en que consiguiendo dos imágenes semejantes en el futuro se podrían montar y hacer una panorámica como esta, aunque bien pensado tambien podria ser que la placa original que no conozco sea de una toma Estereoscópica (ya os he hablado en varias ocasiones de este sistema que ¡permitía! ver la imagen tridimensional).

      Dos detalles a resaltar de la fotografía: El edificio de Alfredo Romero estaba a punto de finalizar, y otra es que todavía se usaba la plaza a modo de "sección" de la plaza de Abastos; aprovecho para explicar que en alguna ocasión me comentais que la plaza mayor debería de estar llena de gente comprando, pero como veis en la mayoría de las imágenes no es así, lo cierto es que siempre se ve solo un par  de puestos y no demasiada gente, la causa era el propio sistema utilizado; no se concentraba el mercado en un punto, sino que prácticamente toda la zona antigua de la ciudad se convertía en un mercado, la plaza del Hierro, la del Trigo, la del Rastro, San Marcial, La Barrera, la Magdalena y alguno más eran los sitios autorizados para instalar las mercancías, con lo cual el público estaba muy disperso. Si revisais el blog encontrareis mas datos y fotos de este tema.

22/11/19

Plaza del Hierro, Tomas María Mosquera

Plaza del Hierro en una escena costumbrista. Fijaros en el "Taxi" esperando en la parada......

Plaza del Hierro; Tomas María Mosquera

    Buscando ideas para escribir  mi artículo, me sorprendo el ver que por lo de ahora la que probablemente sea plaza más histórica da ciudad no haya sido la protagonista de ninguno de ellos. Citada, sí que fue en varias ocasiones: como cuando hablé  de la Casa de la Misa del Alba, aquel extraño caserón que se sustituyó por el edificio Yebra, o en los varios capítulos que dediqué a la calle Corredoira  (perdón Santo Domingo), y sin duda al citar algunos de sus más ilustres paseantes Doña Angelita Varela o Don Florentino Cuevillas sin olvidar a los Temes esenciales en la historia de la plaza. Por lo de ahora lo arreglaré, recordando el breve periodo en el que cambio el nombre y de paso insistir en mi idea de que cuando se quieran dar honores, tenemos que meditarlo un poquito más….
Retrato oficial del Senador Tomas María Mosquera, prop. Biblioteca Nacional
   El gran Aquiles, (el del talón), héroe de la guerra de Troya, mantenía que la manera de convertirse en inmortal, era conseguir que tu nombre permaneciera en el recuerdo de los hombres. Algo parecido debían de pensar en el antiguo Egipto, y por eso se preocupaban los faraones de borrar el nombre de sus enemigos (muchas veces predecesores en el cargo) de todos los medios escritos, para así conseguir que “no hubieran existido”.
    Siguiendo con el razonamiento; cuando la sociedad decide hacer un homenaje a un personaje público, tal como dedicarle una calle, un edificio etc., debía pensarlo con mucho detenimiento; y visto lo visto pienso que sería mejor no homenajear políticos, dado que al final siempre pasa lo mismo (antes o después pasan a la oposición….), y de gente de armas o religión mejor no hablar.
    En la ciudad tenemos infinidad de ejemplos, Luis Espada, Vicente Pérez, Pablo Iglesias, Calvo Sotelo, José Antonio etc., en algunos casos no llegó a desaparecer, sino que se produjo un cambio de situación, (no sé qué causas pueden justificar esos cambios, pero....), Paz Novoa, Basilio Álvarez, etc.
   El caso es que esos cambios, en ocasiones conducen al olvido del personaje, y si bien en ocasiones se podría admitir, (al existir algún tipo de imposición), en otras no tiene una explicación muy coherente.   Ya os adelanto que no seré yo quien juzgue en qué casos fue justificado ese cambio de nombre y en cuales no, lo que si haré será intentar recuperar alguna de esas figuras, que en su día dieron nombre a calles de nuestra ciudad, y actualmente están en el más absoluto olvido.
Hoy como veis en el titulo, recuperamos a Tomas María Mosquera y García:

Nació en San Cristovo de Cea Ourense el 10 de noviembre de 1823 y falleció en Madrid, el 30 de Abril de 1890. Abogado de profesión, de ideas liberales, participo en la revolución de Septiembre 1868  llamada  La Gloriosa, siendo nombrado el año siguiente senador por Ourense; ocupo dos carteras ministeriales Ultramar (1871-72) y Fomento (1874), siendo nominado senador vitalicio en 1882.
   Muy escasos son los datos que lo relacionan con nuestra ciudad, al margen de su nombramiento como senador, y se reducen a la defensa que en 1861 hizo de don Juan Igneson Miramón, (ya os hablé de él cuando escribí sobre la calle del Paseo , suyo era el caserón que hubo de ser adquirido por el ayuntamiento, para poder abrir la actual calle del paseo, ocupaba exactamente el hueco entre la Casa de Los Lentes y el edificio que hoy en sus bajos tiene una cadena dedicada a la salud dental). Supongo que se le dio su nombre a la plaza del hierro, en la misma época que se le dio a la plaza del Topete
Hoy que yo sepa sigue existiendo en la villa do Carballiño una calle con su nombre.
Fotografía de Augusto Pacheco 1960; Prop Augusto Guedes.
En breve prometo hacer un artículo específico de esta histórica plaza

21/11/19

El Ribeiriño


Fotógrafo Antonio Passaporte
Circa 1926 (entre 26 y 36 aprox.)
ALPA1926000510
Vista desde ......
Papel fotográfico, Archivo Loty miniaturas en papel.

  Detalles:  Otra de las imágenes de la colección Loty que cae en mis manos. Realmente es una imagen conocida por los aficionados a esto de la fotografía antigua. ya que el Patronato Nacional de Turismo,PNT,  la utilizó en su día junto con otras de la misma serie para sus folletos publicitarios, aunque la calidad que se obtiene de esos folletos dista mucho del original. 
     Lo más interesante para mi es poder ver con nitidez el auténtico puente del Ribeiriño, el que hoy está camuflado y para mucho ourensanos invisible. Al fondo la ya conocida eléctrica de Conde Balvis. Y para los que lo ponen en ocasiones en duda, desde Canedo sí que se veía la Catedral, con lo cual no es difícil que se pudieran escuchar las campanas.... 

20/11/19

Imaginación....


Fotógrafo Villar
Circa 1935
PGVF1935000509
En las fiestas del Corpus
Papel prensa,  Colección diario Pueblo Gallego
  Detalles: Nuestros abuelos no disponían de los medios que nosotros si tenemos, pero a la hora de divertirse suplían la falta de medios con una buena dosis de imaginación. 
  La imagen que hoy os muestro se publicó en Pueblo Gallego el mes de Junio del 35, y muestra a unas bellas ourensanas que se decidieron a participar en el concurso "El vestido de Cuatro pesetas"; las bases no precisan de mucha explicación, una tela no muy lujosa, y elaboración propia, el resultado como veis de lujo, y eso que tenían el handicap de que las telas no podían ser de buena calidad por el coste, y encima se necesitaban metros, hoy de un corte de un metro salen cinco faldas, de aquellas hacían falta cinco metros para una falda. ¿es posible que haya exagerado algo!!!!.