Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

11/6/14

Al cole con Lito Seoane II


Fonte dos Coiros cruce rúa das Chousas , (San Marcial calle Libertad) fotografía del archivo de Augusto Guedes de Castro

Con tono desenfadado pero con rigor en los datos, aquí tenéis la segunda entrega de los recuerdos del amigo Lito Seoane. Con sorpresa descubro al leerlo, que a pesar de una pequeña diferencia de edad, compartimos unos cuantos amigos. 

Colegio Sueiro (calle Libertad)  ll
 “ La Segunda” (D. Paca)

   El entorno del colegio Sueiro además de la calle Libertad,  era en  1950 un bullicioso  y alegre movimiento de personas que transitaban y vivían  en calles y plazas adyacentes  una economía y comercio artesanal, que aunque ya empezaba a sufrir el éxodo hacia la parte mas nueva de la ciudad, (la cercanía de la Plaza mayor , la plaza de abastos , el Posío con sus importantes almacenes de coloniales) y el instituto (hoy Otero Pedrayo), mantenían en aquella zona un poco del antiguo estatus de la parte centro de la ciudad.

   La plazuela de San Cosme, la de los Zapatos,  la de la Imprenta , las calles Colon, Peligro, Pelayo, Villar,  Bailen,  Hernán Cortes, Reina Victoria, la Barrera, Padre Feijoo, eran calles con un encanto, que sobre todo y en los otoñales días de lluvia sus grandes enlosados de piedra brillaban de una forma muy especial.
   En 1950  me ascendieron a la “Segunda” , esta era un aula mas amplia que las demás , la parte alta daba a La Libertad, y los libros de texto eran mas  extensos en contenidos enciclopédicos , donde la literatura infantil  estratégicamente orientada, ayudaba y mucho a fomentar la Urbanidad y desarrollar conceptos  humanísticos que al menos a mi no me hicieron ningún daño. El Manuscrito infantil. Con sus  fabulaciones  y dictados, El Corazón… con sus inolvidables relatos  de los Apeninos a los Andes, Goretti, Garibaldi. Y llegó la primer enciclopedia, como decíamos  los alumnos: /corta/, pero todo en una /Pieza/.
   D. Paca era como todos aquellos profesores  / buena gente/..Tenia una enorme “presencia”  que para aquellos niños de entre seis y ocho años resultaba francamente intimidatoria, me la recuerda la alcaldesa de Valencia Rita Barberá.. Los niños de forma un tanto injusta y cruel  decíamos.. “Ostia que pega, familia de luto”, pero la sangre no llegaba al rio aunque si mas de una serie de bofetones compartimos los alumnos de aquella clase.
   Santi (San Miguel) Félix Valeiras, Daniel Barata, Manolito Varela, Secundino Lorenzo etc.  (perdonarme los que no recuerde) fueron algunos de mis  inolvidables condiscípulos y luego grandes amigos.
   Entre todos estos pasajes , recuerdo uno muy especial , la iglesia de ¡La Trinidad¡  Con dos accesos  y por distintas calles… (decíamos los niños), allí nos llevaba desde la “segunda” D. Paca, eran tiempos de religiosidad por decreto.. y D, José (el párroco)  con D. Amando (Santa Eufemia) y , D. Jesús (las Caldas), conformaban un triunvirato , fuera del cual no se movía ni …
Plaza de Saco y Arce 1960 (anteriormente plaza de Topete y plaza de La Leña), archivo Augusto Guedes 
   Los viernes a las cuatro nos formaban en columna de a tres y con D. Paca al frente, todos a La Trinidad, yo que en esto de los curas era un poco rebelde, me quedaba en la ultima fila y al llegar  a la esquina de Padre Feijoo me metía en un portalito y allí esperaba a que todos entrasen. Luego hacia tiempo y regresaba a mi casa. El problema se planteó cuando llegaron las fechas para la comunión, yo le conté  a D. Paca que la haría en la iglesia de mi barrio.. Luego y  como no eran tiempos para la lirica , me fui yo solito a Santa Eufemia del Centro y allí, un viernes a las ocho de la mañana y entre las inquisidoras miradas de las feligresas  de bastante edad. Me auto – confesé y comulgué por primera vez, al llegar a mi casa le dije a mi madre. /YA LA HICE/.. Fue mi primer gran pecado.. Mi padre me riño, pero mi sacrificada madre, como siempre, me entendió, se hecho a llorar…Pero al Domingo siguiente lo celebramos con una sencilla comida campestre , al lado del rio Loña.

No hay comentarios: