Consellos

Mail ourensenotempo@hotmail.com

En el lateral derecho del blog, tenéis las advertencias legales.

Importante

Antes de coger fotos del blog y compartirlas en Facebook o cualquier otra página o foro, PREGUNTAR. La mayoría son mías o de personas que no tienen inconveniente en prestarlas, pero hay algunas que por expreso deseo de su autor o propietario de los derechos no se pueden utilizar de manera indiscriminada.

25/5/15

De Mike a Miguel Rios en Ourense


   Hombre, a nadie se le oculta que Ourense no está dentro del circuito de los grandes conciertos mundiales, Beatles, Rolling y Pólice no entraron nunca entre los invitados para presentar sus trabajos en nuestra Auria. Pero eso no quiere decir que no hayamos podido disfrutar de conciertos de un cierto nivel.

   En el panorama nacional, si echamos la vista atrás, y no tan atrás, nos encontramos con que las primeras figuras de la canción se han paseado por nuestras calles. Me cuentan que la gran Lola Flores, actuó con gran éxito en el Auria, de la visita de Manolo Escobar aunque era yo un niño, me acuerdo; la culpa la tiene aquella llamativa chaqueta de lentejuelas entre verde y azul que después de actuar le regalo al bueno del “Paxaro”, y este lucio con gran estilo durante el tiempo que la chaqueta aguanto y algo más.

Mike Rios mostrando su disco Locomotion (62) durante la entrevista para la revista Fin de Semana en Ourense 1963
    A Ana Torroja y los hermanos Cano, también los vi personalmente en la macro discoteca Cumial, creo que también se pasaron por el pabellón, pero ahí me los perdí. De aquellas comenzaba su carrera una innovadora Bibi Anderson, que encandilo al publico ourensano. Al menos en dos ocasiones visito Julio Iglesias la tierra de su “Papuchi”, una fue un grandioso concierto en el Posío que muchos aun recuerdan; otra visitante fue el gran Roberto Carlos, que por lo que me cuenta Pili Moreton, hizo que la plaza mayor se quedara pequeña para todos los que querian consolar a: "el gato que esta triste y.....";  no puedo olvidar  la visita de muchos de los cantautores que en la etapa de la transición nos hicieron cantar bellas poesías y veladas o no tan veladas canciones protestas. Aquí siempre me viene a la cabeza “Ahí ven o maio” de Batallan, o muchas de las del gran Amancio Prada (su adiós ríos…) o el mítico “Uah” de Suso Vaamonde.  Unos cuantos artistas más, se podrían citar; aunque mi intención hoy como veis por las fotos que os muestro, es recordar al artista que para mí y much@s de los de mi generación, dio:  el CONCIERTO.

Sabado 27 de agosto de 1983 en el estadio del Couto, (de aquellas aún José Antonio), la entrada no vale para el concierto, es una falsificación actual.

  Os hablo del gran Mike Rios que así se presento la primera vez que nos visito, ya con varios singles grabados y un buen cartel que hacía presagiar grandes trabajos como así fue.  Eso sí, abandono el tan ingles Mike y acogió el Miguel con el que todos le conocemos.

   Corría el año 63, Miguel tenia dieciocho años y ya se le conocía como “Rey del Twist”, el fin de semana del sábado 9 de febrero actuaba en la sala Auria como plato fuerte en compañía de la Orquesta Auria, junto  a él en el cartel figuraban la bailarina clásica Rosa María Tamayo, y la supervedette Maruja Fraguas;  en una de las entrevistas que concedió en la ciudad, explicaba que antes del Twist, había sido el ritmo del Rock and roll, lo que lo engancho al mundo de la música.  
De aquella entrevista seguramente Miguel prefiere no acordarse, ya que en ella definió el Rock así: El rock es un ritmo que encaja en la juventud de una época;  pasada esta, es difícil que perdure. Sin embargo el twist perdurará, puesto que como ritmo, no está limitado a una determinada época.

   Con el tiempo fue el propio Miguel Rios quien demostró que el rock siempre estará de actualidad. De hecho veinte años después volvío a visitarnos con su espectacular Rock de una noche de verano.

    Problemas de "agenda", no me permitieron asistir al estadio, pero gracias al explosivo equipo de sonido que trajo Miguel, se pudo oír en toda la ciudad el concierto. Si a Miguel se lo escucho en toda la ciudad, imaginaros a Leño que lo acompañaban en su gira, con semejante cantidad de watios, menos mal que Luz Casal permitía que los oidos tuvieran un descanso. Mi problema de agenda fue una fiesta de cumpleaños a la que estaba invitado en la Valenzana, y os aseguro que no nos hizo falta música. Hoy reconozco que me hubiera gustado poder decir que yo estuve allí, pero por lo que os comento tampoco me perdí tanto, las canciones las escuche todas y el ambiente post concierto en la ciudad lo disfrute también. (no se consuela el que no quiere ¿no???


James Brown, B.B. King, Miguel Bose, la Oreja de Van Gogh, Juan Pardo, Ole Ole, y una larga lista, bueno no tan larga; aunque en los últimos años gracias a un muy generoso Ramón Blanco, el pueblo de Soutomaior a estirado esta lista considerablemente.

Gracias al amigo Miguel Ángel Carballo podría seguir facilitando datos, pero intentad vosotros recordar cual fue "vuestro mejor concierto Ourensano". 

22/5/15

"Con la cara lavada y recien peiná"


   Dicen los historiadores que fueron los romanos en el siglo I quienes decidieron levantar este símbolo de nuestra ciudad. Cuentan también que en varias ocasiones sufrió serios daños, de manera documentada se habla del siglo XII como el momento en que el arco central (durante años el de mayor luz de España) se vino abajo.

   Por el medio y sin que tengamos noticias de que sufriera daños a Nosa Ponte, un rey suevo de nombre Remismundo  en el año 463 destruyo la ciudad; pasados unos 250 añitos, un moro hijo de Muza,  llamado Abdelaciz paso por aquí en el 716, y también le dio por destruir la ciudad, (de nuevo faltan datos sobre si el puente sufrió daños). Los normandos debieron pensar que era un deporte eso de destruir Ourense, y en el 970 se pasaron por aquí para tirar unas cuantas casas, fue la expedición de un “bárbaro” de nombre Gudroed; el caso es que este buen hombre tuvo el “privilegio” de comenzar una serie de “agradables" visitas: solamente veintisiete años después de su llegada; un señor de los de alfanje a la cintura con el conocido nombre de Almanzor,  se apropio de la ciudad, a los vikingos no debió hacerles mucha gracia saber que otros terminaban de limpiar el hueso que ellos habían dejado, y a bordo de sus Drakares remontaron el Miño  llegando hasta Ribas de Sil, Ourense estaba tan esquilmado que solo les hacia parar un momento; el líder de aquellas huestes seguro que era un gigantón de melenas rubias de nombre Olaf y apellido con cuatro consonantes seguidas Haraldsson.

   A partir de aquí los extranjeros dejaron de interesarse por destrozarnos la ciudad, y dejaron ese privilegio a los vecinos nacionales, el caso es que ese momento es en el que sabemos que “solo o en compañía de otros”,  cedió el arco central, y volvieron a ponerse de moda las barcas para pasar el rio desde Canedo.

    Ya puestos deberíamos contar lo de las dos torres que tuvo a modo de puerta de vigilancia y recaudación , una construida en el siglo XVI (en sustitución de otra del siglo XIV, Torre vieja) en el lado de Ourense; esta se supone que es la que aparece en el escudo de la ciudad???? (también podría ser que se intentara reproducir la torre vieja, pero como esta no estaba encima del puente, existen dudas).  Por aquello de la defensa y algo de simetría, en las primeras décadas del siglo XIX se levanta otra en el lado de Canedo, pero  cuando rematan las guerras  Carlistas (1839) se decide eliminar las dos, La carretera Vigo- Villacastín pedía amplitud para la circulación, (de aquellas los carros de bueyes eran muy anchos).

   Todo este rollo que os cuento, viene porque estos días es un placer darse un paseo por el entorno de nuestra Ponte Vella; le han realizado un trabajo de limpieza que es de agradecer. (Bueno la catedral también esta como con zapatos nuevos).

   Bueno y también porque encontré esta foto del Ministerio de Información y Turismo hecha en el 1966 que muestra un puente que también debía estar de arreglos, fijaros en el hueco del pilar central….


Ahhh darle un vistazo también a las típicas barcas ourensanas, hoy que yo sepa no tenemos ni la muestra. 

He omitido del listado de nuestros visitantes a franceses e ingleses, porque esto preferían llevarse cositas, en vez de destruir. (aunque cuentan las crónicas, que no tenían inconveniente en guardar sus caballerías en las celdas de los monjes del convento de Santo Domingo, cierto es que seguramente no eran muy lujosas, pero seguro que en su casa no lo hacían....)