Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

29/8/13

En Auriabella, revista y cosas


   En más de una ocasión me han llegado vuestros lamentos, acerca de la dificultad de acceder a ciertos documentos y archivos que a pesar de ser de titularidad pública, se encuentran solo al alcance de unos pocos “elegidos”.

  El amigo Fausto Arnaiz, desde las tierras bajas,  (reside en Holanda desde hace muchos años), se ha tenido que armar de paciencia, para encontrar datos de su afición: la Historia, y en muchos casos ha llegado a un punto en el que lo ha tenido  que dejar en espera de que alguien escanee tal o cual libro (el ultimo que anda buscando es uno de Don Jesús Ferro Couselo que yo no conozco, pero me parece que más que un libro es un pequeño trabajo. “Gente llana con ventura: Los Boanes”. Anuario auriense II 1972). El tambien amigo Javier Torres, tiene un deseo que debería ser más sencillo de cumplir, solo quiere poder ver con calma y en buena resolución, (no le importa que tengan marcas de agua), las fotografías que Antonio Passaporte obtuvo para Loty en el periodo 1932-36, correspondientes a nuestra ciudad; la gran mayoría de este archivo ya esta escaneado pero casualmente nuestra ciudad y Ribadavia (al menos), de momento no están. Conozco a más de una docena de lectores que querrían echarle la vista encima al material que el CGAi atesora de nuestro José Pacheco; por no hablar de los que disfrutarían, analizando con calma en su ordenador las fotografías guardadas en los archivos públicos y museos de la ciudad.

   Mi teoría , es que la escasez de medios materiales y económicos son los responsables de estas limitaciones; aunque poco a poco el buen hacer del personal que gestiona esas joyas espero que vaya poniendo a nuestra disposición todo ese material…..
   Retomaremos el tema en otra ocasión.

A la espera de ello; yo siempre que puedo visito, ya sea de manera física o virtual, ferias de antigüedades, y librerías de viejo, donde últimamente me encuentro con muy agradables sorpresas. Hoy os muestro el hallazgo de este verano, fue en una librería conocida de Santiago de Compostela, y para poneros los dientes largos, os diré que el precio ni siquiera llega a contener “patitos”. 

No hay comentarios: