Consejos y avisos

19/1/18

Hogar del Soldado en el Rgto. Zamora 8



Fotógrafo Reza
Circa 1975
BDFR1975000337
Hogar del soldado o Bar de Tropa en el Zamora 8
Papel prensa, Colección Diputación provincial, (publicado en la revista Orense)

  Detalles: No es una cuestión de rancio machismo, sino una realidad histórica. Hoy es totalmente normal que las mujeres formen parte de las fuerzas armadas, pero en mi época de mili ya no solo era impensable que ellas pudieran servir en el ejercito, sino que incluso era algo extraordinario, el ver mujeres de visita por el cuartel.
    Alguna esposa de mando muy de “cuando en cuando”; la fiesta de la patrona era el día en que mas damas aparecían por el acuartelamiento, los fotógrafos solían llevar al claustro a las parejas de novios y ahora que recuerdo en contadas ocasiones alguna boda se celebro en el cuartel; pocas mas eran las opciones de visitar las instalaciones, (aunque oficialmente se podía visitar el claustro pocos particulares lo solicitaban) .

    De todas formas que nadie piense que eran instalaciones en las que había que ocultar nada, al margen de los temas relacionados con armas que si que eran más reservados, el resto de instalaciones podrían compararse a las de cualquier colegio mayor o centros de índole semejante.
      Aquí tenemos el lugar mas valorado por la tropa (después de la litera y las letrinas, ¡bueno! y el comedor), de hecho aunque había división de opiniones a la hora de referirse a él, eran muchos los que le llamaban "Hogar", ¿por algo seria?.
 Conversaciones distendidas, bocatas de sardinas, cervezas, copas de sol y sombra, eran lo habitual. Pero había de todo: celebraciones cuando se acercaba el licenciamiento, pequeñas broncas, alguna critica a los mandos pero sobre todo risas y gritos, allí se practicaba como en ningún otro lugar el noble arte del "dolce far niente".
    Recuerdo al hilo del tema, un soldado, bonachón, excelente persona, trabajador incansable, pero un poco bruto, que estaba destinado en la granja del Cumial , (una decisión mas que acertada). El muchacho era extremeño y llevaba toda su vida en las dehesas, al cuidado de los gorrinos de pata negra, con lo cual cuidar a los gorrinos ourensanos en cautividad para el, era un juego. Lo que me llamaba la atención de este soldado era que su dieta de media mañana al menos, consistía en unos cortes de navaja albaceteña a un "bloque" de UNTO que llevaba envuelto en papel de aquel marrón (típico de las charcuterías), en el Hogar del Cumial, se le veía delante de una cerveza y con su paquete abierto en la barra cortaba un buen pedazo que sujetaba con una mano, y en la otra soportaba un chusco de pan de los del desayuno, para el semejaba ser "bocatto di cardinale", para los demás, algo increíble. De echo el bueno de.... insistía siempre en convidar, pero pocos o ninguno eran los que aceptaban la invitación.

     Otro día seguiré con anécdotas de la mili, cuando se acaben las mías os contare las de Pagan, Calviño, Francisco, Rodicio, Freire........ esto da, ya no para un libro, sino para una enciclopedia.

18/1/18

Aquel Progreso


Fotógrafo José Pacheco
Circa 1908
APPJ1908000336
Calle del Progreso a la altura del Parque Infantil "Alameda del Concejo"
Papel fotográfico, Colección Augusto Guedes

  Detalles:  A medida que vas viendo estas imágenes, se hace más fácil valorar lo que es el auténtico Progreso.  
    Aceras empedradas, calles asfaltadas, hoy eso es algo totalmente habitual, pero ¿os imagináis cuando nuestras bisabuelas tenían que caminar por calles como la que hoy os muestro?, (en verano polvorientas y en invierno un lodazal) con sus vestidos hasta los pies, sus zapatitos de tela con algo de tacón sin olvidarse de los tocados tan elegantes que llevaban que no dejaban de limitar la visión. Todo un suplicio y maxime cuando iban a una reunión de "amigas" en la que le iban a realizar una "radiografía" de cuerpo entero.

      Para que os situéis, la fotografía está sacada desde lo que hoy sería entrada de vehículos en el antiguo Palacio de Justicia, hoy aún no tengo claro que es???. El edificio que se ve después del terraplén,  hoy tendría en los bajos un Supermercado y subiendo por las escaleras que conducen a Concejo, encontraremos las oficinas de la Once. En la acera de enfrente de aquellas como podéis ver existian varios barracones dedicados a la venta de flores y de allí o de la trasera de alguna de las casas de la zona se habrian escapado una gallina y un pavo que si buscáis con calma en la fotografía encontraréis, (el pavo descansaba tranquilamente en medio de la calzada y la gallina iba a buscar el coche al parking).
     Por extraño que parezca sin embargo creo que algunos de los edificios que se ven de piedra al fondo de la calle a la derecha aún siguen en pie, pertenecen o pertenecieron, (que no lo puedo asegurar ) a familias como los Tejada, los Sánchez, los Feijoo ....  

     ¡¡¡¡Ahhh!!!! de noche no era muy recomendable pasear por la zona, la iluminación como podéis ver dejaba mucho que desear.

17/1/18

Rúa San Fernando

Las viejas casas que se ven a la izquierda hoy creo que alojan el edificio Dorzan.
Fotógrafo Augusto Pacheco
Circa 1958
APPA1958000335
Calle de los Hermanos Villar, antigua San Fernando
Papel fotográfico, Colección Augusto Guedes

  Detalles:  Muy poco es lo que se tiene hablado de esta calle a pesar de su más que céntrica situación actual.
      A mi me gusta pensar en ella como una de las rúas que daban acceso a la vieja ciudad "amurallada de Auria". La calle de San Miguel, (Rapagatos), fue en tiempos el límite de la ciudad, las casas de la parte izquierda (bajando), supuestamente hacían funciones de cierre de la villa, aunque con excesiva frecuencia, presentaban huecos no-oficiales que permitían acceder a personas y mercancías de manera discreta. A modo de ejemplo, no sé si recordáis que cuando cerró el Bar Miraflores (hoy creo que se llama La Brava), apareció un tramo de calzada de las típicas de Ourense con pequeños cantos rodados, posiblemente ese fuera un acceso; Si nos dejamos guiar por alguno de los viejos planos que se conservan de nuestra Auria,  aparentemente en las cercanías del Restaurante Monterrey, partía un camino que facilitaba llegar a la Corredoira (Santo Domingo) sin pasar por la plaza del Hierro.

   Divagaciones aparte, lo que si sabemos de cierto, es que esta calle se llamó de San Fernando al menos desde el siglo XV, y conducía desde la Cruz de Pantrigo, (hoy plaza de Santa Eufemia) hasta o Eiro dos Cabaleiros También llamada Plaza del Cid, da Hortiña etc...), supuestamente sus bajos estarían ocupados por figones y tabernas para dar la bienvenida a los viajeros.
       En 1932 la corporación Ourensana decide honrar a don Saturnino y a Don Amador Villar Amor titulares de la academia conocida como de los Villares cambiando el nombre de la calle, en recuerdo de que su academia había estado en el número 25, (hoy Chocolatería Cándido), hubo que esperar hasta el 27 de mayo del 1934 para hacer el homenaje real, aprovechando el viaje de muchos de los ex alumnos residentes en la ciudad Olivica para rendir también homenaje al gran "Cachamuiña".
     

16/1/18

Postales de Roisin "Jardines del Padre Feijoo"

Fotógrafo L. Roisin
Circa 1925??
RSRO1925000334
Calle de San Miguel y jardinillos
Postal fotografica, Colección Roisin Blok 1 postal nº 10  archivo personal.

  Detalles:  Lucien Roisin Besnard fue uno de los fotógrafos editores de postales mas importantes en nuestro país, Se sabe de su llegada a Barcelona hacia el año 1912, y en los comienzos de la década de los 20´s, existe constancia de su paso por Galicia.

     El hecho de ser el mismo Roisin fotografo profesional, induce a reconocer como suyas las postales que conocemos de su editorial, sin embargo no existe ninguna duda sobre que era muy habitual que encargara trabajos a profesionales locales a quienes les compraba copias y negativos.
Nuestra ciudad y provincia fueron protagonistas de sus publicaciones en al menos cuatro ocasiones, o cuatro fueron los bloks en los que clasifico su trabajo. El primero conocido como "ORENSE Blok 1", recogé 20 originales postales de aquellos años. Existió un bloque 2. Y se completa la colección con otros dos albumes dedicados al Monasterio de Osera. 


15/1/18

Chocolates Nanuk Viñetas


Fotógrafo Desconocido
Circa 1930
RSDE1930000333
El espolón de la Plaza
Estampilla de papel, Colección Galletas Nanuk nº2, archivo personal.

  Detalles:  El primer tercio del siglo XX fue el del boom de la fotografía y con él se desarrollaron notablemente las técnicas de Marketing y publicidad.

    Un gran número de casas comerciales, entre las que destacaron las tabaqueras y fabricas de chocolate decidieron incluir entre sus envoltorios, cromos, viñetas, o troquelados, que se convertían en objeto de colección para niños y no tan niños.  Quizás os suene lo adictivo que es coleccionar los muñecos que hoy en día vienen dentro de un huevo de chocolate???.

    Una de esas casas comerciales fue la Cía. Nacional de Productos alimenticios (Vilamari 72), Barcelona, fabricantes de las galletas Nanuk. No fue un producto que alcanzara grandes cuotas de mercado, pero el lanzamiento inicial con su colección de viñetas fue suficiente para que su existencia se conozca hoy en día.
Las series de viñetas se editaban en la fábrica de huecograbado  de Joaquín Mumbrú de Barcelona, en planchas de 20 sellos, si bien con los datos que tengo no puedo confirmar cuantas viñetas componían la colección, al menos son 60, pero probablemente sean cuatro por capital de provincia, con lo cual pasarían de las 200 viñetas.  Por algún motivo que desconozco, la numeración se repite y no es correlativa. Las correspondientes a Ourense tienen en la trasera los números 2, 9, 10 y 15, pero existen otras viñetas  con el mismo número.
Hoy os muestro la número 2 de Orense, que presenta una vista del espolón y la esquina de las tiendas con Modesto Fernández . Al margen de la preciosa farola de fundición hoy inexistente,  la imagen no ofrece más novedades.  

12/1/18

Colaboración Miguel Dominguez, "Estadio Cardenal Cisneros"

Programa de fútbol Junio 1942 (propiedad Miguel Dominguez)

    De todos es sabido que “una imagen vale más que mil palabras”. Hoy gracias a uno de vosotros: Miguel Domínguez puedo mostraros este folleto que sin lugar a dudas demuestra que el antiguo campo Loña, durante un tiempo llevo también el nombre de Estadio Cardenal Cisneros. En otra entrada ya os había comentado que la posguerra no dejo a nuestros ciudadanos con muchas ganas de juergas ni deportes, lo cual hizo languidecer al campo Loña, decían las crónicas que “las hierbas se estaban comiendo las porterías”.

    Para intentar recuperarlo la dirección y alumnos del colegio Cisneros, pidieron autorización al ayuntamiento para utilizarlo como campo de ejercicio y rehabilitarlo para el deporte, a lo cual el concello accedió.

    Fue así como en las fiestas del Corpus del año 42 se reinauguro el estadio con el programa futbolístico que hoy os muestro.

11/1/18

La Eléctrica Valvis desde el Couto


Fotógrafo Leopoldo Iglesias "Foto Villar"
Circa 1929
VGFV1929000332
La eléctrica de Balvis ¿desde el Couto???
Papel prensa, archivo revista Vida Gallega

  Detalles:  Es en Junio del 95 cuando los ourensanos pronunciaron el clásico “Hágase la Luz”, el empresario Francisco Conde Valvis, (de manera provisional) conseguía iluminar parte de la ciudad con lo que se llamo “una sorprendente luz blanca”, las exigencias no eran excesivas, así que….
  Para hacer justicia hay que recordar que un cúmulo de problemas graves en su mayoría no permitió que todo estuviera en marcha hasta cerca de finales del año. La presa que se instalo en el Arnoya para complementar la central de carbón de los Remedios, había sido destruida por una riada a principio de año, el depósito de agua que debía abastecer la caldera de la central de los remedios  reventaba al poco de comenzar la producción, y no fue hasta octubre cuando por fin llegaron todas las piezas precisas, dinamos, transformadores y cuadros.
 Lo cierto es que a finales de ese 1895 más de 300 luminarias se encargaban de dar luz nuestra ciudad.

10/1/18

La Casa del Pueblo en Progreso

Fotógrafo Desconocido 
Circa 1929
VGDE1929000331
Inauguración de la Casa del Pueblo
Papel prensa, archivo revista Vida Gallega

  Detalles:  Es en los años veinte cuando con el imprescindible empuje de la Federación Socialista y otros partidos de tendencia izquierdista apoyados por algunos empresarios locales, comienza a ser  una realidad la consecución de una Casa del Pueblo.
 Constantes reuniones en sedes de agrupaciones políticas, los Jaimistas en la calle de la Paz eran anfitriones habituales, fueron dando forma al proyecto, que pasaba por una estancia provisional en el edificio conocido por Casa de María Andrea en la calle de San Fernando, (Hoy Hermanos Villar y Plaza do Eirociño dos Cabaleiros), donde se consiguió habilitar un “saloncito” como biblioteca, una sala de conferencias con un aforo más que limitado y una sala de reuniones solo para los directivos, ya que no pasaba de la veintena el número de personas que cabían en su interior.
En estos años dentro de las filas socialistas se destacaba un personaje menudo en tamaño pero grande en obras Manuel Suarez Castro “Manoliño”, quien estaba teniendo un papel fundamental con las obras y funcionamiento del nuevo Hospital Modelo de las Lagunas y había tomado como reto personal la construcción de la nueva Casa del Pueblo.  Donaciones de empresarios, políticos pero sobre todo las que los propios obreros aportaron, permitieron que en  mayo de  1929 se inaugurara  la Casa del Pueblo de Progreso; se culminaba así,  todo un periodo esfuerzo y se marcaba todo un hito en la historia sindical de nuestra ciudad.
A la inauguración que se fijo el dia 1º de Mayo asistió como invitado de honor el escritor y político catalán  Antonio Fabra Ribas (Delegado de la oficina internacional del Trabajo en España) quien pronuncio dos conferencias inaugurales, (mañana y tarde). Y constaban como personajes relevantes del sindicato además de Manoliño, Miguel Serantes, José Casasnovas, Manuel Ferreiro, José Salgado, Amador Casas, José Docampo …..

 Amplio salón para actos culturales , dos salones de oficinas, salón biblioteca espacio para aulas teóricas y practicas etc. .
      Las circunstancias sociales, hicieron que fueran muy pocos los años en que se pudo aprovechar realmente el edificio, al que yo recuerdo en mi infancia años 60 siempre con las grandes puertas cerradas, y en contadas ocasiones escuchaba ruidos en el interior que alguien me comento que eran los chicos del Padre Silva entrenado sus ejercicios circenses.