Consejos y avisos

Llega la Semana Santa y con ella un nuevo periodo de descanso en los blogs OVRENSE y Ourensenotempo. Sera desde el viernes 7 hasta el jueves 20. Disfrutad de estos dias, y si no vais a viajar aprovechad para descubrir "nuevos" rincones de nuestro Ourense.

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

31/12/15

Liceo, Orfeon, Niton´s, Red Pública cuantos recuerdos

Mozos, camareras, cocineras, gobernanta, recepcionista etc. La plantilla del Hotel Roma en 1920 deseando feliz Año nuevo a todos los Ourensanos 
    Continuando con el tema de las celebraciones de fin de año (supongo que ya os habréis fijado que la secuencia temporal  no es realmente exacta, pero para avivar los recuerdos creo que bien vale!!!);  remataba el siglo XIX y el público se fue haciendo cada vez más exigente, los empresarios del ocio, fueron adaptándose y así nacieron La Marquesina, La Moderna, El Victoria, incluso tuvo un  breve periodo de esplendor un local que varias veces he citado en ourensenotempo, El Mirto de Oro, una sala de baile donde la juventud de la ciudad con pocos recursos económicos intentaba pasar el rato y echar una canita al aire, (según las crónicas, no se sabe bien el motivo pero siempre terminaban la sesión a tortas…).

   
Muy pocos la recordaran 1949
Me acerco así, ya a la época de mis abuelos y padres, en la que según mis datos Ourense se convirtió en una de las ciudades con mejor oferta de diversión, además de restaurantes con gran fama y excelente cocina como: El Azul en el parque, muy próximo el mítico Coralín, La Mejicana y  el Lago (en la actual Alejandro Outeiriño), el renacido San Miguel etc.  Hubo tres locales que concentraban el interés de la población. El inigualable HOTEL ROMA, donde cena y baile de fin de año eran un lujo, pero garantía de diversión; la inolvidable BILBAINA, donde a pesar del poco espacio en esa noche se bailaba, y la grandiosa sala AURIA, envidia del resto del país. El Liceo continuaba teniendo su público, principalmente las jóvenes que se estrenaban en estos actos sociales que lógicamente atraían a todo un sequito de admiradores e incluso el Hotel Miño organizaba grandes saraos.
Patio central de la Sala Auria,
después de disfrutar de unos entremeses, entre los que destacaba junto a los imprescindibles mariscos, cabeza de jabali, lacón relleno, ensaladilla imperial, seguidos de una Merluza primavera y Carne mechada. para terminar con tartas, y pastelería fina surtida. Baile hasta altas horas de la madrugada. Menu de 1969

   Hubo después una etapa que recordaran sobre todo los cincuentones, en la que se organizaban fiestas en cualquier local que se pusiera a tiro; en ocasiones,  era el avispado en busca de recursos, cuando no,  la pandilla de amigos que con ganas de facilitar el ligoteo  y gastar lo menos posible se reunían en cualquier bajo sin acondicionar (por eso terminaron prohibiéndose, entre otras muchas razones).

   El siguiente paso y ya nos situamos casi en la actualidad, fueron las fiestas de los cada vez más numerosos locales de ocio Ourensano, los comienzos fueron en MR. Flinn, Long Play, Tamanaco, Café Club, Bocaccio, Yuman etc. Siguiendo con las tres de mi generación Niton´s, Vanessa y Dominique. 
   Faltan un buen numero de salas y pido perdón por ello, aun así, supongo que la mayoría con los nombres citados ya tienen para refrescar la memoria, deseo que con agradables recuerdos. 

   La verdad es que con este repaso a las salas de fiesta, me está entrando ganas de irme de fiesta y el caso es que primero habrá que tomar las uvas en casa.

    NOS VEMOS POR LA CALLE TOMANDO UNA COPA DESPUÉS DE LAS 12. PERO POR SI ACASO. A TODOS

FELIZ AÑO 2016.

30/12/15

Fin de Año en Ourense


Fin de año 1930 Liceo Ourensano foto Pacheco
   Las costumbres cambian con los tiempos, y cada uno opinara según le haya ido en la fiesta.

   Celebrar el fin de año no requiere más que ganas de divertirse, y tener unos euros en el bolsillo para gastar. Sin embargo a lo largo del tiempo las ofertas en la ciudad han ido cambiando de manera notable.  En cuanto a los años más lejanos (me parare en el siglo XVIII por no eternizarlo) me vais a permitir que especule, ya que no tengo posibilidad de hablar de datos contrastados, sin embargo no creo que sea complicado imaginar que la casa de los Marqueses de Leis, o la de los Gayoso, o en algunas de las varias que tenían los Temes sin olvidarse de los Reinoso se celebraran grandes fastos y se invitaran a familiares y amigos.
    Eran tiempos en los que la hidalguía disponía de rentas y beneficios de los que gustaba mostrar a su entorno y este tipo de festividades eran el momento oportuno.  Al mismo tiempo estoy seguro de que las tabernas y bodegones de la ciudad con la colaboración de algún músico aficionado reunían a buena parte de la parroquia con ganas de divertirse de manera un poco menos organizada.

   Andando o casi corriendo el tiempo, fueron naciendo las sociedades, donde se facilitaban en gran manera las relaciones sociales, cierto es que existían unos requisitos para pertenecer a ellas, pero siempre seria más sencillo entrar en una, que conseguir ser invitado a una casa particular. Fueron los años del Casino de caballeros en el numero tres de la que en aquellos tiempos se llamaba plaza de la Republica Federal, hoy simplemente Plaza Mayor; muy cerca en el numero 8 estaba el Circulo Conservador, que además de sesudas reuniones para discutir temas políticos, siempre encontraba un hueco para la sana diversión. Junto a estas  fueron varias las sociedades que florecieron en la ciudad, entre las que destacaba la Venatoria, y sobre todo la más duradera, el Liceo Recreo de Artesanos, el mismo que con gran esfuerzo, afortunadamente continua sirviendo a los intereses culturales de la ciudad aunque haya perdido parte del nombre hoy es el Liceo de Ourense.   
    
   Comienza en este tiempo a destacar un tipo de local de ocio que iba a marcar toda una época, y que en las fiestas de fin de año eran los más solicitados, os hablo de: los cafés, donde desde un pequeño escenario se entretenía a la clientela con la actuación de alguien de mayor o menor fama, pero siempre intentando captar la atención. El Moderno, El Mercantil, El Unión, El Regio y un largo etcétera.

Dejadme que siga mañana que aun nos queda un día más para terminar el año…

29/12/15

Recuperando Tradiciones

Inocentada de Augusto Pacheco año 1954, (Museo Etnolóxico de Ribadavia)
    Pido disculpas por no haber subido fotografía ayer sin avisar; pero la mayoría creo que ya os disteis cuenta de que La Región como regalo navideño, me ha permitido emular al maestro Augusto Pacheco con sus inocentadas.

   No tengo inconveniente en admitir, que yo era de los que en más de una ocasión cayó en la trampa de creerse la inocentada. Y aun hoy me gusta revisar la prensa del día en “persecución” del gazapo.

Articulo original de La Región 28 12 1954
   Como simple aficionado que soy a la fotografía, no me he atrevido a presentar un montaje propio, y me he aprovechado de uno de los trabajos del maestro Augusto Pacheco al que solamente he modificado el texto, encajándolo con calzador.
    A raíz de la publicación han sido varios los datos que me habéis aportado: alguno aun "recuerda" la cena de despedida que organizo Di Estefano en los salones A Lareira del Couto a la que invito a todos los aficionados del club. Otro me cuenta que Kubala, durante aquel periodo se echo novia ourensana y venia todos los lunes de incognito a verla. Y según vosotros la lista de grandes jugadores que pasaron por el club Ourensano seria interminable. En fin que a la imaginación no hay más que darle un empujoncito y ya se dispara. 

    Volviendo a la realidad agradezco a La Región que me haya permitido usurpar por una vez el puesto que con verdadero arte y profesionalidad ocuparon grandes de la fotografía ourensana, Pacheco, Belay, Reza, os suenan……..

foto sin trucar de un equipo de aquellos años. Coinciden con la otra foto: Madriles, Milucho "Dorzan", Pio Pibe, Bolita, Marcial, Ventura y Malet, los tres que tengo sin identificar, supuestamente son los que sustituyo Augusto por los "Galacticos"

 Me hubiera gustado mostraros la original con la que se hizo la inocentada, pero no he conseguido localizarla, ¡ya caera!!!!!

24/12/15

Felices Festas OurensenoTempo


  A todos os amigos, colaboradores e lectores de Ourense no Tempo , deséxovos unhas moi FELICES FESTAS de Nadal

   Rafael Salgado

23/12/15

Promocionando OVRENSE Francisco Prieto


 Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en

22/12/15

Promocionando OVRENSE San Francisco


Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en

21/12/15

Ángel Quintas "Tarzan"



  Aun no hace mucho que os recordaba los saltos espectaculares que un grupo de ourensanos realizaban desde la cepa del puente.


   Epi, Manulo, Manaicas, Leyenda, eran algunos de estos arriesgados saltadores. Hoy permitidme que haga un sencillo homenaje a uno de ellos,  Ángel Quintas Martínez “Tarzan”, que esta semana con 86 años nos ha dejado.  Ángel también era uno de ellos, y si os fijáis en la fotografía por su físico se justificaba su sobrenombre.
  
   Había nacido en el 29, y me hubiera encantado contactar con él para conocer sus vivencias;  sus primeros recuerdos probablemente tuvieran como escenario la horrible guerra Civil, que si bien es cierto que en nuestra provincia no existió frente de batalla, sus efectos sí que se dejaron sentir.  En su juventud como podemos ver llevaba una vida sana y cualquier deporte le servía para divertirse con los amigos.  El siguiente paso  como el de muchos otros gallegos fue el de emigrar en busca de un trabajo, escogiendo el centro de Europa como destino. Una biografía que bien podría servir para dibujar a toda una generación de Ourensanos.

Un abrazo a la familia. D.E.P. Ángel. 

18/12/15

Promocionando OVRENSE Padre Feijoo

Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en

17/12/15

Promocionando OVRENSE Visitas históricas


Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en

16/12/15

Promocionando OVRENSE El Estadio


Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.


Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en


15/12/15

Promocionando OVRENSE El Club de tenis



Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.


Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en

14/12/15

Promocionando OVRENSE San Cosme



Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en 

OVRENSE


  Detalles:  Tuvo momentos de gran esplendor, e incluso en tiempos se considero una de las plazas céntricas de la villa Ourensana, no en vano la carretera de Castilla se adentraba en la ciudad pasando por ella. Hoy la conocemos por la instalación del Belén de Arturo Baltar en uno de sus mas antiguos edificios; pero estas piedras fueron testigos de infinitas anécdotas; desde las inocentes protagonizadas por los niños que acudían a la escuela de primeras letras de la ciudad, hasta las un poco menos inocentes que la clientela del Mirto de Oro, (club social donde raro era el día en el que no había trifulcas), sin olvidar la presencia del cuartel de los Carabineros del Reino, y varias casas nobles, (los Encinas, los Pazos, los Riestra....).
Como detalle llamativo, la fotografía se obtuvo en una época en la que no presidia la plaza ninguna fuente, a pesar de que en tiempos se conoció este espacio como Plaza da Fonte Arcada, (por mis datos la fuente en aquellos momentos estaba entre esta plaza y la plazoleta del Turco). hoy en el centro tiene una fuente, y al menos se conoce otra diferente en el mismo lugar.

11/12/15

Promocionando OVRENSE Calle Esperanza

Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en OVRENSE

10/12/15

Promocionando OVRENSE Paseo por el Puente

Fotógrafo Foto Rizo
Circa 1946 ??
FEZR1946000068

Durante unos días continuare con el desarrollo de este nuevo proyecto, que facilitara el archivo y localización de las fotografías.

Para acceder a la información de la foto y verla a mayor tamaño haz clic en OVRENSE

9/12/15

Promocionando OVRENSE Calle Pereira

Fotógrafo Desconocido
Circa 1933
RSDE1933000067

Ambiente en la calle Pereira
Postal, Colección personal Familia Salgado

  Detalles:  En los años treinta el lugar de moda para tertulias, era la Calle Pereira, actual avenida de Pontevedra, Allí se abrieron las cafeterías "La Unión", "El Regio" y "Victoria".

La calle en aquellos tiempos, homenajeaba al Redondelano y Ourensano de adopción, que fue primer embajador de España en Extremo Oriente  Juan Manuel PEREIRA de Castro reconocido político muy vinculado con nuestra provincia, en ella falleció en abril de 1896.

Esta fue la fotografía con la que comenzó esta aventura que hoy después de ocho años ocupa todos mis ratos libres y alguno mas,

7/12/15

Promocionando OVRENSE Vista de Celanova


Fotógrafo Desconocido
Circa 1908
BDDE1908000066

Vista General de la Villa de Celanova a comienzos del siglo XX
Postal comercio de Pedro Estevez Archivo Biblioteca de la Diputación Provincial Fondo Benito Fernandez Alonso

  Detalles:  Vista Oeste de la Villa de Celanova. Pertenece a las series de postales que encargaban librerías de la zona, a petición de sus clientes. Era una manera de enviar fotos a familiares y amigos que estaban fuera.
Se conocen postales de librerías de Ourense, ( Colección Resvie, con fotografías de Xesta), El Barco, Verin, y seguramente irán apareciendo alguna mas 

4/12/15

Paseando por A Ponte

Fotografía propiedad del Museo Etnoloxico de Ribadavia fondo Guedes de Castro (Xunta de Galicia)  

   Cuando se tiene razón, no hay nada que siente mejor, que el hecho de que te lo reconozcan; y a mí me gusta hacer felices a los amigos.


    Hablando estos días con un grupo en el que estaban dos pontinos de pro, me decían que la zona centro de Ourense aparecía con demasiada frecuencia en ourensenotempo, y que mi barrio de "adopción" El Couto, también estaba bien representado; sin embargo el Puente, Mariñamansa, San Francisco y demás zonas de la ciudad estaban un poco olvidadas. Como digo al comienzo, admito que tienen razón, e intentare darle solución al tema.

   Aunque eso sí, no va a ser fácil. Del puente aun puedo ir solucionando, porque sin exagerar, pero tengo unas cuantas imágenes del ayer, de Mariñamansa, es escasísimo lo que tengo, y de alguna zona no tengo ni la primera. Habrá que seguir buscando.

   Hoy antes de comenzar otra temporada semi vacacional en la que retomare el proyecto del archivo OVRENSE, os traigo una original imagen del Ourensano barrio Da Ponte.

    Supongo que no tendréis ningún problema en reconocer el inicio de la Avda. de Santiago, a la altura del parque da Ponte???.  Los edificios de la izquierda eran más bajitos, pero con el tiempo crecieron…..


No olvidéis visitar la página Web del amigo Manuel Domínguez Quiroga www.Canedo.eu en la que no solo encontrareis viejas imágenes, sino también abundante información del Puente y Ourense, incluso podréis ver un trabajo que le ha debido dar envidia a algún profesional…,  pero bueno ese tema lo dejamos para otro día.

3/12/15

Encuentra las diferencias....

Fotografía del Archivo de Cristina Perez Pintos
   Me han asegurado que con una diferencia de aproximadamente 60 años, estas dos fotos se han sacado desde el mismo sitio.

   Lo que es evidente es que delante de la cámara las cosas han cambiado mucho, ¿no os parece? Para ayudaros en la identificación, os diré que se trata de la calle Ervedelo 80 mas o menos a la altura del Estadio del Couto y seguramente muchos de mis lectores del barrio, puedan reconocer a alguna de las bellezas, o al caballero que posan para el fotógrafo incluso puede que alguno de los de mas edad recuerde la serrería que estaba en mitad de la calle Velazquez, y de la que se ve una parte en la foto.....



2/12/15

Leyenda urbana o realidad

Archivo COTOP Ourense

   Reservaba  esta entrada para el 28 de diciembre que como sabéis es el día de los Santos Inocentes, pero para evitar precisamente la tentación de que penséis que se trata de una inocentada, la he adelantado.

   En varias ocasiones os he comentado los problemas que nuestra vella ponte a sufrido a lo largo de la historia. Podría considerarse que ha sufrido el deterioro típico y lógico del paso del tiempo, pero también es posible que ya naciera con algún problema constructivo o de ubicación.

   Bueno, hoy realmente no se trata de hacer un estudio histórico, si no que mi intención es mostraros algo llamativo.

   Las fotografías de hoy, no precisan de mucha explicación, es evidente que la riada  de aquel mes de febrero del 1966 había tratado con dureza la cepa principal del puente, agrietándola y llegando incluso a provocar que una buena parte de la plataforma se viniera abajo. No quiero pensar como quedo el puente después de la avenida del 1844, la más violenta de la que se tienen datos.

El caso es que ese mismo año 1966 Augusto Pacheco, a modo de inocentada publicó en el diario La Región su “inocentada”, y no tuvo otra idea que terminar de destrozar el puente. Sea como fuera, finalmente con el paso del tiempo, los ourensanos recuerdan perfectamente la inocentada y sin embargo no se acuerdan de que en parte fue un hecho real.
Inocentada de Augusto Pacheco del 28-12-1966
Museo Etnoloxico de Ribadavia, Fondo Guedes Pacheco Xunta de Galicia

1/12/15

El Tio Elio (por Miguel Carballo)


De nuevo y con gran placer, cedo "la palabra" al amigo Miguel Carballo, que nos visita con otra de sus hermosas historias. Espero que coincidáis conmigo y aunque pueda resultar un poco largo para lo que es habitual en el blog, merece la pena dedicarle un momento a su lectura.

 EL TIO ELIO 

Las mujeres lloraron toda la noche,  mientras velaban su cuerpo. Los hombres, en la taberna, en un escrupuloso silencio, bebieron a la salud del difunto. Vinieron gentes de todos los pueblos vecinos a presentar sus respetos. Hacia las tres de la tarde, bajaron el féretro a la calle donde, párrocos y monaguillos, cantaron el kyrie Eleison. Luego, en un carro de bueyes, por sus calles enfangadas y pedregosas, cruzó el pueblo y, saliendo de él, a través de arbolados caminos de barro y hojarasca, seguido por un doliente cortejo, se llegó hasta el cementerio. Tras una misa solemne, entre gritos de dolor y rabia,  entregaron su cuerpo a la tierra. Los perros no ladraron. Ningún ave surcó el cielo aquella tarde. Fue un día muy triste cuando el tío Elío murió.

Elío Miguez Gómez había nacido en Padroso, en los primeros años del siglo XX, en el seno de una familia de clase media, siempre según los parámetros de un pueblo de la Galicia profunda, con una hacienda considerable pero, siendo el cuarto de diez hermanos, cinco mujeres y cinco hombres, lo más que había para repartir era trabajo y precariedad. Como tantos jóvenes por aquella época, dadas las escasas probabilidades de labrarse un futuro por estos lares, emigró a Cuba, siendo apenas un muchacho. Allí trabajo cortando caña de azúcar, en condiciones durísimas y escasamente remuneradas. Enfangados hasta la cintura, andaluces, gallegos o de cualquier región de España, cantaban una tonada, que intuyo nacería, a finales del XIX, en la guerra hispano cubana (con los Yankis a la espera del pastel) donde los españolitos que no tenían 1500 pesetas para librarse del reclutamiento eran enviados a la isla a defender las últimas posesiones del imperio. 50.000 de ellos no regresaron jamás. “No se llama Cuba ni se llama Habana, que es el cementerio de la juventud de España" decía la triste canción. El que, por entonces, emigraba lo hacía con la intención no solo de mejorar sus condiciones de vida sino también, en un acto heroico y desinteresado, las de su familia, ya por que restaban una boca en la bancada o, de conseguir fortuna, remitir a casa unos reales. Y por supuesto se iban con la intención de volver. Muchos se casaron en las Américas, tuvieron hijos americanos y ya no regresaron; algunos nunca, otros ocasionalmente para ver por última vez los lugares y rostros de su infancia. La morriña, que nunca abandona al gallego, les llevaba a escribir largas cartas en las que endulzaban su situación para no causar tristeza y en las que incluían alguna foto con su mejor vestimenta para que las madres presumieran por el pueblo de lo guapos que estaban y lo bien que les iba. Dada la poca presencia de fotógrafos por nuestros pueblos, difícil era recibir  imágenes allá de la añorada familia. Todos deseaban ver lo crecidas que estaban sus hermanas, hermanos, el padre y sobre todo "a naiciña". Varios oriundos de Padroso y otros pueblos cercanos andaban por las Américas. Cuba, La Argentina, en el Brasil tenía Elío un hermano, Serafín y una hermana, Jovita. Como buenos gallegos se reunían, estando cerca, o se escribían para saber unos de otros y que noticias podrían tener de Galicia. 
Tras muchos años de sacrificio y ahorro la situación económica del tío Elio mejoró. Su buena aptitud y cualidades le llevaron a dirigir, como capataz, una plantación de azúcar y pudo así comprarse unas casas para alquilar que le producían buenas rentas. 
Decidió entonces cumplir un sueño largamente acariciado: visitar Padroso. Con él trajo el encargo de retratar a todos los familiares de aquellos que allá quedaban. Se compro una Brownie-E de Kodak, modelo de1948 y hacía el año 50 llegó al pueblo. No se había casado, no se la razón, imagino que Cuba ofrecía atractivos suficientes para no anclar cada noche en el mismo puerto. Es el Caribe, otro clima, otras costumbres, otra moralidad, reglas  menos rígidas, más acordes con las necesidades del cuerpo y el espíritu. Creo que se había enamorado de la misma Cuba. Hablo de la Cuba popular, de mujeres liberadas y hombres sonrientes bailando frenéticamente, a la luz de las hogueras, al ritmo de una música hecha desde, y para, el corazón y el vientre. Esa era su Cuba, la de tejas mojadas y amores verdes; la de la gente sencilla, no la del champan y los corruptos.

Su padre, Ángel, había muerto muchos años atrás causándole una profunda tristeza al recibir la noticia. Tristeza que se acrecentó al llegar al pueblo y ver a su madre, Petra, enlutada para siempre, costumbres de la época, y pasear por aquellos lugares que de chico recorriera con su progenitor.
En esta visita, se enamoró  apasionadamente y cortejó a una moza del lugar, pero no fue correspondido, causándole este revés una honda pena que arrastraría hasta el final de sus días.
Como retratista demostró una maestría prodigiosa. Se trataba de reunir a las familias y fotografiarlas. Buscaba un escenario natural atrezado con puertas, sillas, maíz puesto a secar en los balcones, escaleras, construcciones de piedra y algún pertrecho de labranza. Todos se presentaban con sus mejores galas. No había lugar a la improvisación y poco a la creatividad; todo había de ser rígido, funcional. Nadie quería verse retratado con ropas raídas en la faena diaria, lo que hubiera sido un documento impagable. Aun así, por mucho que las galas disfracen la miseria de aquel tiempo, los rostros llevan las huellas del marco que los rodea. Elío, mi tío abuelo por parte materna, era un hombre bueno y respetuoso. Unos ojos intensamente azules iluminaban un rostro sereno, amable y sonriente. Se volvió para cuba entre muchas lágrimas y la promesa de volver, llevando en su equipaje los jirones de un amor que no cuajó y las preciadas fotos que allende los mares los emigrados recibirían con júbilo y que, indefectiblemente, les llenarían de añoranza.
La historia de amor del tío Elío con Cuba acabaría abruptamente nueve años más tarde con la llegada de la revolución de Fidel y sus barbudos. Abolida la propiedad privada y al serle confiscada la suya, aunque su vida nunca se vio amenazada pues era querido y respetado por todos, ante un clima de beligerancia constante, con la isla hostigada por los yanquis, hombre pacífico como era, decidió volver a Galicia. Mis recuerdos de él son de niño. No había traído fortuna pero si una dolencia que se manifestó al poco tiempo y que acabó postrándole en una cama, en la casa familiar. Su madre había muerto poco después de su última y única visita, y fue cuidado por su hermana más joven, mi tía abuela Obdulia, un ser excepcional, con un sentido del humor y una bondad que de ser contagiosos arreglarían el mundo en un instante. Encamado, consumiéndose por una dolorosa y cruel enfermedad, rodeado de medicamentos ineficaces, seguía siendo el más bondadoso de los hombres. Siempre buenas palabras, bromas, ni asomo de acritud en su mirada, nunca te dejaba marchar sin alargarte unas monedas. 

Este es mi humilde homenaje a uno de aquellos valientes que se aventuraron a dejar su tierra buscando una vida mejor en lugares que hoy están a pocas horas de viaje pero que, por aquel entonces, era toda una odisea llegar a ellos y, una vez allí, nada te garantizaba el pan, el agua, ni siquiera la supervivencia. Y es la historia de un reportero ocasional que nos ha legado instantáneas de unas gentes, un tiempo y un lugar que de otro modo tendríamos que imaginar.