Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

26/8/14

Paseos de ayer


   Nuestros bisabuelos, no podían disfrutar en aquellos tiempos, del paseo del Colesterol tan transitado en la actualidad, por su cercanía con el rio, pero si gozaban de otras zonas de paseo en las que lo que se valoraba, era la gratificante sombra que proporcionaban los arboles que bordeaban la carretera.
   Viene esto a cuento, porque en estos días de vacaciones (que ya casi no quedan), aproveche para recopilar información de unos buenos amigos que como yo, hace tiempo que decidieron “sufrir” la dura vida del veraneante en la tierras del Val Miñor; y por su edad tienen más recuerdos de nuestra Auria que yo.

   Me han destripado todo el barrio del Couto y me han prometido unas fotos, que compartiré con vosotros. Un entrañable Ourensano del que poco más sabia que el nombre, me lo han presentado con mucho cariño, le conocían por “el Pispa”, lo recordaran los sesentones de la ciudad, y fue desde su trono de limpiabotas en las actuales Galerías Centrales, (de aquellas taller de Perille y después entrada del bar Túnel), todo un  personaje en la ciudad. Por fin conseguí ver el viejo puente Pelamios en una foto sin que la riada lo tuviera por los suelos.  Una talla en madera de don Vicente Risco que guarda celosamente su familia podre enseñárosla en breve, y por no extenderme, bastantes de esas que yo llamo historias menores, pero que en su día ayudaron a crear el Ourense que hoy vivimos.

Cuando se abrio el Puente Nuevo, al avda de Marín se convirtio en otra zona de Paseo para los ourensanos
    Entre esas conversaciones, tuve una en la que no llegamos a ponernos de acuerdo mi amigo y yo, y es la causa de la fotografía y las primeras palabras que figuran en la entrada. Los ourensanos parece ser que tenían ya de antaño, gran afición a los paseos, y realmente una buena conversación al tiempo que se hace ejercicio es muy gratificante, (bueno delante de un cortadito en una cómoda cafetería también, pero habrá que alternar), el centro de la ciudad tenía sus zonas, Paseo, Colon, Instituto, el célebre espolón de la Plaza Mayor…, pero hoy recordaremos las situadas en las “afueras”. La avda. de Buenos Aires era una de las principales, y aun conserva en su tramo final la estética que disfrutaban nuestros abuelos; terminado el Paseo en San Lázaro, continuar por Curros Enríquez (Avda. Wilson) hacia el rio era otra, de hecho la arboleda que había desde el cruce de Celso Emilio Ferreiro hasta el puente, fue de las ultimas en desaparecer,(aun permanece algún pequeño resto), la causa fue la evidente peligrosidad que los arboles suponían para los automóviles, por todos es conocida la atracción que los arboles ejercen sobre los vehículos a motor, ¿verdad??.

Así era antiguamente el comienzo del Puente Nuevo
   Y otra de las zonas, era la avda. de Zamora y si me apuras, casi llegando a Seixalvo; aquí es donde surge la discrepancia, porque mi amigo afirma que esta carretera tenia sombras en toda su extensión. Yo no se lo niego porque en algún momento puede haber sido así, pero me ofrecí a enseñarle esta fotografía tan pronto pudiera, y aquí la tiene; me faltan referencias, pero yo la situaría más o menos en la zona de los concesionarios, un poco después del cruce del Paco Paz, mas o menos a comienzos de los sesenta, y muchos arboles no tenia. ¿Qué os parece?.


No hay comentarios: