Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

10/1/14

Economizando recursos.

La portada de la revista, muestra una de las cuatro esculturas que por suscripcion popular se regalaron a don Eugenio Montero Rios en Septiembre de 1897, el escultor fue Francisco Vidal y Castro, y Galicia Moderna se hacia eco del regalo en su numero 10

   Hoy le llamaríamos copia y pega  (copy and paste; que queda más técnico…..),  una técnica de trabajo, no bien vista precisamente; pero que en tiempos era perfectamente admitida, de aquellas lo importante era divulgar los trabajos y contenidos; y los medios de difusión, no tenían un alcance excesivo.

   Desde la perspectiva que proporciona el paso del tiempo, en algunos casos pudiera parecer que abusaban de ese “cómodo” y económico sistema, ya que no es difícil encontrar artículos, y sobre todo fotografías reproducidas en diferentes publicaciones. (alguna de las fotografías que por encargo de la Comisión P.  de Monumentos, realizo Martino y reprodujo posteriormente José Pacheco se pueden encontrar en al menos cuatro publicaciones diferentes).

   La revista AuriaBella que en 1905 se publico con motivo de las ourensanas fiestas del Corpus, es un claro ejemplo. 
   Don Gerardo Álvarez de Limeses, conto con la ayuda directa de don Juan “Xesta”, y de don Alejandro Cerecedo Millán; y la indirecta de don Enrique Labarta que aporto el archivo de la publicación que él dirigía: Galicia Moderna.

Los lectores de Galicia Moderna, tuvieron la ventaja de saber los nombres de los artistas, Rogelio Rodriguez "Carballino", Juan Minguez "Ventosela", y el tamborilero Antonio Minguez.


   Uno de los artículos ensalzaba las virtudes de la gaita Gallega, si bien en Auria Bella se encargo el texto a Luciano Cid Hermida, en diciembre de 1897 había sido Camilo de Cela (pseudónimo de Modesto González y Fernández); las fotografías sin embargo ya son otro cantar, y las mismas sirvieron para ilustrar las dos publicaciones; se podría decir que el tiempo no había pasado por los Gaiteiros.

No hay comentarios: