Consellos

Mail ourensenotempo@hotmail.com

En el lateral derecho del blog, tenéis las advertencias legales.



11/10/13

Hermesinda Vieytes Alonso


  De los géneros literarios, la poesía, siendo el que más belleza encierra, es posiblemente el menos conocido.

   Sigo recibiendo datos sobre personajes ourensanos, y en cualquier momento los incluiré en los listados; pero en esta ocasión he querido hacer una entrada específica sobre esta poetisa ourensana.

    Reconozco que tuve el placer de conocerla, aunque no por su arte con la palabra, sino en el más difícil papel de madre y abuela, (y suegra, pero no me dieron quejas); lo de la poesía lo supe más tarde, y de hecho confieso que su primera obra  “Desde o Xardoal” (División de artes graficas de La Voz de Galicia, 1988), para mí fue desconocida hasta que en estos días un "alma Cari-tativa" me regalo un ejemplar.

   Hermesinda Vieytes nació en el pueblo de Medeiros (Monterrey, Ourense), allá por el 1909; estudio magisterio en la vieja escuela Normal del jardín, y su primer destino fue en la villa de Bande; de allí y durante el triste periodo de  la guerra española, recorrió gran parte de la geografía ourensana, Laza, Veigamuiños etc., hasta que recalo en la zona de Valdeorras, donde se caso y asentó su vida. Realmente hasta que descubrí su biografía por medio del prologo escrito por don Antonio Castro Voces en su primer libro, pensaba que era barquense.
  
    Ese vagar por nuestro Ourense le fue proporcionando vivencias y sensaciones que su poesía nos trasmite como su mejor legado..

     Completan su bibliografía, la colaboración en el volumen editado con motivo del "3º Encontro de poetas valdeorreses: 1989", (Instituto de estudios Valdeorreses, volumen  11 (1990)), y el libro "O Carón do Sil" (Imprenta Peñalba, Ponferrada 1992).
  
mi agradecimiento a toda la familia de doña Hermesinda, por su amistad.
O niño 
No chorón do pé do pozo,
de gallas longas, frondosas ,
aniña un paxariño
de plumas verdes e roxas.
Cada vez que sinte pasos
voa os arbores veciños,
dinde o alto dunha rama
ouserva o seu cariño
Non se dá conta , coitado,
que tanta presa en fuxir, 
pón descuberto seu niño
exposto a quedar sin il.