Consellos

Mail ourensenotempo@hotmail.com

En el lateral derecho del blog, tenéis las advertencias legales.

Importante

Antes de coger fotos del blog y compartirlas en Facebook, preguntar; la mayoría son mías o de personas que no tienen inconveniente en prestarlas, pero hay algunas que no se pueden utilizar de manera indiscriminada.

25/7/13

Un Ourensano en Sevilla (de Pepe Dacoba)

Fotografías de la web del Betis

Benito Villamarin Prieto.
Puga, Toén, Ourense, 1917 - Sevilla, 15 de agosto de 1966

"¡Viva er Beti manque pierda!".

   Entre la gente joven, a pocos les sonara este nombre, y entre los de mi generación, la gran mayoría al preguntarnos por él, diríamos que: “así se llama el estadio del Betis”. 

   Algunos de entre los mayores, nos hablaran de un vecino de Puga, allá en Toen, que en el año 38 siguiendo los pasos de otro de sus hermanos, hizo escala en Sevilla, antes de saltar “el Charco”, camino de Argentina. Y al que una sevillana “paro” los pies e hizo echar raíces en aquella tierra.

   Con el tiempo se convirtió en un gran empresario, y un gran aficionado al fútbol;  comentan que un día paseando por Heliópolis, dijo "Quiero ser presidente del Betis”; y el año 1955, por fin se decidió a serlo.
    Los años anteriores habían sido de sufrimiento para los aficionados, (siete años en Tercera), pero habían servido para forjar el mito de una afición capaz de confiar en su equipo a pesar de las adversidades, en esos años se acuño la frase ¡Viva er Beti manque pierda!; y con ella en el 54 se consiguió el ansiado ascenso a Segunda.
   La unión de una afición entregada y un Ourensano emprendedor y laborioso, llevaron al equipo a su puesto natural, la primera división en la temporada 57-58; fueron años en los que hubo de todo, pero lo que queda en el recuerdo son las alegrías y la principal fue que se consiguió la propiedad del estadio para la afición Bética. Se acababa el año 60 cuando la familia verdi blanca decide en agradecimiento al trabajo de don Benito ponerle su nombre al estadio.


   Diversas circunstancias hicieron que durante unos años se cambiara el nombre del estadio, pero afortunadamente la cordura hizo que se repusiera.

Por eso el estadio del Betis está dedicado a un Ourensano  de Toen: Don Benito Villamarin Prieto.

Son ya muchas las ocasiones en que he comentado; que no consigo entender como sin existir ninguna causa, se decide eliminar un acto de reconocimiento o agradecimiento hacia alguien.
 Si en un momento dado la sociedad decide que una calle lleve el nombre del inventor de la penicilina (por ejemplo), en agradecimiento a su contribución al bien de la humanidad; quien tiene derecho a retirar ese agradecimiento????
(tema aparte es el de los politicos).

El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien.
El que no sabe corresponder no es digno de respeto.

El sentimiento que mas aprecio en las personas, es el de “saber ser agradecido”.
Anuncio del ABC de Sevilla de 4 12 1960 del primer partido disputado en el estadio con el nombre de Benito Villamarin