Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

1/2/13

Los guardias de la porra. Cao

Posiblemente un curso de maniobras de señalización. fotografía facilitada por Javier Torres
Es posible que el tiempo tenga la culpa, pero me estoy dando cuenta de que la mayoría de los recuerdos que se agolpan en mi cabeza cuando quiero escribir sobre una fotografía, son agradables. El caso es que en ocasiones como la de hoy, me resulta complicado admitirlo.

D. José Cao Blanco
Los de mi generación lo entenderán perfectamente. Cuando estabas jugando en el Posío, y estando de pie en las cadenas te tirabas para ver quien llegaba más lejos; quien venía a cortarte el rollo?; el Guardia de la Porra.

Cuando en la plaza de San Marcial, como si fuéramos tarzanes de la vida, nos lanzábamos desde el muro con una soga a modo de liana, para ver quién era más bestia; quien venía a confiscarnos la soga?; el Guardia de la Porra. Cuando en los jardinillos de las Burgas (sin mala intención), pisábamos en nuestras carreras de polis y cacos, las plantas que formaban el escudo de la ciudad, quien nos mandaba para la alameda?; el Guardia de la Porra.

   Podría seguir contando “detalles de críos”; como los carros de rodamientos por la calle desengaño, las mojaduras colectivas en la fuente de la alameda, o los famosos partidos de futbol en plena calle, (de aquellas, el riesgo no era que un coche nos atropellara a nosotros, sino que lo tenían los coches aparcados de llevar un balonazo que rompiera el retrovisor o abollara la chapa). Como veis “juegos de niños” , sin más, que no veíamos los peligros, y pensábamos que a esos señores de uniforme los "ponían" para fastidiarnos.

   Hoy , será por la edad, o como decía al principio la culpa será del tiempo, pero lo veo de otra manera, e incluso la imagen que de aquellos “ogros” tengo, es la de unos señores a los que no conseguíamos aburrir de andar tras nuestros pasos, preocupándose de evitarnos los peligros, de los que éramos expertos en buscarlos .
    En la fotografía de don José, que me presta su nieto José Carlos podemos ver la famosa porra, que tanto nos llamaba la atención a los "salvajes" de aquella época. La fotografía es de la toma de posesión de don José alla por los cincuenta
  
  


No hay comentarios: