Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

26/7/12

Crónica negra de Ourense VI (Fausto) El Metilico

Las fotografías proceden de artículos periodísticos de prensa de la época
El caso del Metílico
   El treinta de marzo de 1963, la práctica totalidad de la prensa nacional, recogía esta luctuoso suceso, “Tres personas muertas y otras dos ciegas a causa de ingerir ron en malas condiciones”; había ocurrido en las Islas Canarias.
   Con esta noticia comenzaba lo que dio en llamarse "El caso del Metílico"; una historia de codicia e ignorancia que tuvo como marco a nuestra ciudad; y que según el fiscal que investigo el caso, pudo tener miles de afectados, a pesar de que la versión oficial lo limito a cincuenta y una víctimas mortales, y nueve personas con ceguera.
   Todo comenzó por la búsqueda de un beneficio económico desmesurado por un almacenista y bodeguero Ourensano, Rogelio Aguiar; a su almacén del puente, (calle Rosalía de Castro) llegaron 75000 litros de alcohol metílico no apto para el consumo humano; que el distribuyo entre diversos bodegueros y fabricantes, dando lugar a que el problema se extendiera, llegando principalmente sus efectos a las Islas Canarias, y al norte de África; además de por cercanía, a la zona de Carballiño, y la propia ciudad de Ourense.
   Las dimensiones del caso pudieron ser incluso más terribles, de no haber sido detectado el problema por la farmacéutica de Haría (Lanzarote) María Luisa Álvarez, quien incluso llego a desarrollar el antídoto.
    A la codicia de los fabricantes, se unió la de los hosteleros que no dudaron en comercializar el producto pensando únicamente en el beneficio, y sin plantearse el posible daño que podrían causar: en aquellos años, locales de renombre de la zona centro de la ciudad consiguieron evitar que su nombre apareciera ligado al caso, a pesar de que la “vox populi”  sabía que el ron del -cubalibre- de moda no era de la marca ofertada, si no de “Garrafón”;  se hablaba de tres cegueras y un fallecido; eso sí, “el Emilio”, si, el tendero de la calle de Colón de la copla, “Na rúa de Colón enfronte dun ferreiro tes un tendeiro que toca o pandeiro”, pago su multa por despachar licor café adulterado.
   Este caso sin duda aun hoy presenta serias lagunas, sobre todo en lo referente a la compensación que aun no han recibido las víctimas. Pero al menos me gustaría que recordarlo, sirviera para sensibilizar a toda la sociedad en estos tiempos de “crisis y botellón”,  de que no se puede jugar con la salud y la vida de las personas.
   Si queréis ampliar datos el escritor Fernando Méndez, nos cuenta sus investigaciones en un libro sobre el tema, publicado en Castellano y Gallego
“Mil muertos de un trago” (Ed. Península 1998) e
”Historia dun crime”. O caso do Metílico (Ed. Galaxia, 1998).
En esta entrada he contado con la colaboración de Fausto Arnaiz.



No hay comentarios: