Consejos y avisos

Os recomiendo visitar los dos blogs, ya que a partir de ahora los días que haya entrada en www.Ourensenotempo.com no la habrá en http://ovrense.blogspot.com y viceversa.

Mail ourensenotempo@hotmail.com

20/10/10

José Adrio vs Vicente Risco

Non, evidentemente, non se trata dun combate de boxeo, entre Don José Adrio, e Don Vicente Risco, estes dous cabaleiros ourensáns, penso que repudiaban a violencia, co cal pra dirimir as suas diferencias sentarianse diante dun café, a dialogar sobre o tema.
Estaredevos preguntando, que querra decir este tolo, e que ten que ver a fotografia con estes dous señores?.
Pois, veña imos o tema:
Fai tempo, que lín por primeira vez, o libro de Don José Adrio, "Del Orense Antiguo"; unha xoia, pra o meu gusto, tanto polo que conta, como polo xeito familiar de contalo. E nese libro podemos atopar unha simpatica anecdota, que o mismo tempo, marca un fito, na historia da cidade, por primeira vez, ibase encender unha luz na via publica; supoñemos que algun ensayo experimental, xa se tiña feito no interior do laboratorio, do Instituto, como insinua don José, pero na rúa e a vista de todolos ourensáns, polo que contan, este foi o primeiro intento, falamos do ano 1887, e dos actos festivos organizados pra homenaxear o Padre Feijoo, e inaugurar a estatua que ainda hoxe podemos disfrutar.
Pero vou deixar que sexa don José quen o conte:
"....., En sesión municipal de 14 de mayo, donde se trató del apoyo que el ayuntamiento había de prestar a los festejos del P. Feijóo, propuso un conocido edil, la adquisición por cuenta de los fondos municipales, de los elementos necesarios para alimentar una lámpara de arco voltaico que posee el Instituto de 2ª enseñanza, para utilizarla durante los festejos. (sic).
Atendida la proposición y aceptada por el Claustro, no había transcurrido una quincena cuando, en gran velocidad, vino de Barcelona el material indispensable, para poner en marcha aquel cacharro - que otra cosa no era - guardado en anticuada vitrina de la cátedra de Física.
Ya todo a punto, díose oportunamente a la publicidad el Programa festero, que terminaba del siguiente modo: " al final lucirá una hermosa e intensa luz eléctrica".
Mas de 4000 personas situadas a las 10 de la noche del 11 de septiembre en las calles del Instituto, Fuente del Rey y Plazuela de Isabel la Católica, dirijían la vista al arco estilo mudejar, emplazado donde en la actualidad comienza la calle de Paz Novoa.
Y en una ventana del Instituto situado enfrente, un viejecito encorvado, de enmarañadas cejas y nariz larga, unía reóforos, alimentaba pilas, intentaba contactos, y ..... ¡todo en vano! La luz negábase a hacerse y el pobre señor sudaba tinta.
Pasó una hora...... y luego otra, y el público callejero e inculto, comenzó a gritar:
-¡Que salga! ¡Que salga!
Y efectivamente: prodújose un chispazo, después varios; y por último quedó fija una lucecilla, de menos intensidad que la de un fósforo............"  (sic)
Como supoño que coñecedes os antigos nomes das rúas da nosa cidade, estaredes xa co arco ubicado, onde hoxe esta o comezo da rúa do Paseo, entre a "Casa de los Lentes", e a tenda de alfombras dos "Barros".
Pois ben, eiqui chega o problema:
Entre os articulos que frecuentemente escribia no diario "La Región", don Vicente Risco, aparece un no que relata de xeito mais curto, o que semella a mesma anecdota, pero situando a acción no antigo Hospital de San Roque, na alameda, Onde hoxe esta Correos (onde estaria o "viejecito encorvado....."), e o arco non di onde estaba, pero supoñemos que pola alameda andaria.
Xa vos advirto, que eu non me atrevo a inmiscuirme nas diferencias destes dous señores, así que deixo a cada un de vos o veredicto.  
Eso si, pra intentar facilitar unha saida airosa os dous cabaleiros; o millor este recorte de prensa, publicado o día 20 de setembro do mesmo ano 1887, no Heraldo Gallego de Don Valentín Lamas Carvajal, remata por dar a razón os dous, sendo o primeiro intento como di don José, feito dende a fiestra do Instituto, que vedes na primeira fotografía, e o segundo, do que falaria Don Vicente, dende unha fiestra do Hospital de San Roque.
Agardando que esta solucion sexa a correcta, imos tomar un viño, e deixemos as desputas.

No hay comentarios: